Rusia abre la mano con el gas

Dada la demanda a la baja el país oriental pretende mantener el valor pese a que la cotización en concreto se ha desplomado

El comercio del gas en Europa parece tener una segunda vida, tras el anuncio del desplome en los mercados de cotización del potenciado de energía. Rusia en concreto, que es el mayor exportador del suministro ha dicho recientemente que sus depreciaciones en un 42%, responden a la fluctuación habitual de este tipo de servicios, que como bien se pudo apreciar antes, tuvo un incremento abismal que ha llevado el coste de la energía en todo el continente al alza.

Aunque ellos lo atribuyen a un aumento repentino, y disminución según sea el caso, no va a afectar de ninguna manera el suministro como tal, pues se aseguran tener en su poder la suficiente materia prima para garantizar el servicio de venta del gas licuado que se entrega en todo el continente. De hecho, los cargueros enfocados en el paso del material inflamable, ha aumentado a 20 en consecuencia de los 15 que operaban con regularidad. Todo ello proveniente de países como: Estados Unidos, Qatar, Nigeria y Argelia.

El gobierno de Rusia se permite anunciar que han realizado inversiones en las redes europeas de regasificadoras que fluyen desde Alemania a Polonia y Rusia. El gasoducto Yamal-Europa que gestiona Gazprom y que podría aumentar en hasta 14 cargueros más para ampliar el suministro al resto del continente. Lo que acá no se dice es que pese a la reducción en el coste por magavatios cada hora, el valor al usuario se piensa mantener y quieren expandir la venta a lo largo del tiempo.

falsos revisores
Las alertas de los falsos revisores de gas son frecuentes en otoño

Rusia no para y emite una propuesta que sigue siendo analizada por la países de la UE

Por ahora, la idea sigue siendo mantener un flujo estable de reparto, en el cual se pueda aumentar la producción y reparto en el continente de acuerdo a las cifras emitidas de momento. Eso sí, tiene esto un condicionante, y es que la Unión Europa firma un contrato a largo plazo, acudiendo a una ley de exclusividad frente a otras propuestas. Ellos por su parte se sienten preparados para responder a la alta demanda, pues poseen los recursos para suministrar en cualquier demanda este tema.

Más allá que la identidad de la Unión europea sea rebajar la demanda, Rusia entiende que su expansión no va a ser un proceso veloz ni sencillo por las francas trabas que ha empezado a emitir el mercado mismo y el cuidado al medioambiente. Pero nada parece frenarles, de hecho están tratando se cerrar el pacto, ya que para altas demandas se requieren como es apenas normal altos índices de inversiones. Un tema que sigue su camino y sigue afectando de una u otra manera el bolsillo de todos.

Líneas de ensamblaje en España