Los ERES estallan y amenazan la recuperación