El Gobierno de España potencia la prejubilación anticipada a los 52 años

Un aumento en los subsidios por desempleo del SEPE

El Gobierno de España ha reforzado la posibilidad de jubilación anticipada a partir de los 52 años. Esto se debe al aumento de la cuantía de los subsidios por desempleo del SEPE en la actualidad. Una prueba clara que demuestra los esfuerzos del gobierno por fomentar esta opción de jubilación temprana.

Recientemente, la multinacional Ford ha llegado a un acuerdo con los sindicatos para el recorte de plantilla de 1.144 empleados, ofreciendo incentivos para prejubilarse a partir de los 53 años. Sin embargo, existen fórmulas que permiten a los empleados ser despedidos un año antes, ya que el sistema protege a los trabajadores desempleados desde los 52 años hasta que alcanzan la edad de jubilación.

Prejubilación anticipada incitada por el Gobierno de España

¿Cómo funciona la prejubilación a los 52 años?

La fórmula consiste en despedir a los empleados y que estos cobren la prestación contributiva por desempleo (el paro). Al no encontrar un trabajo, tras agotarlo, el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) les permite acogerse a una ayuda asistencial: el subsidio por desempleo para mayores de 52 años, que puede cobrarse hasta que el desempleado tiene derecho al cobro de la pensión de jubilación.

Además, durante el cobro de ese subsidio, es posible cotizar para la jubilación por el 125% de la base mínima de cotización vigente. Con la subida del IPREM en 2023, pasando a cobrar 463,21 euros el año pasado a los 480 euros actuales, el Gobierno de España refuerza el incentivo a la prejubilación.

Convenios especiales con la Seguridad Social para compensar lagunas de cotización

Durante el tiempo que no se participa activamente en el mercado laboral, se pueden generar lagunas de cotización (periodos sin cotizar). En estos casos, la empresa o el trabajador pueden suscribir convenios especiales con la Seguridad Social para compensar la pérdida de cotización y generar el derecho a una cuantía más elevada de jubilación.

A simple vista, la prejubilación a partir de los 52 años podría parecer un buen incentivo para el despido. Sin embargo, la recuperación del subsidio para mayores de 52 años con el Gobierno de Pedro Sánchez no viene acompañada de medidas que incentiven esta modalidad. Por el contrario, se traduce en un paro de muy larga duración y que luego puede desembocar en una jubilación anticipada forzosa a partir de los 61 años.

Amancio Ortega patrimonio