Las ciudades donde el taxi es más caro en España

Tomar un servicio de taxi puede convertirse en un dolor de cabeza, dependiendo el sitio donde se esté en ese instante

El formato de análisis que cubre al consumidor ha determinado que en ciertas ciudades dentro de España el simple hecho de tomar un servicio de taxi puede elevar sus costes a niveles insostenibles. Por ese motivo Facua-Consumidores en Acción ha determinado a través de un análisis cuáles y de qué manera de comportan estos sitios, teniendo como referencia una línea media de cobros por distancias o simplemente usando la carrera mínima para cada caso.

Fueron en total 56 ciudades analizadas, destacando siempre el ejemplo de Las Palmas de Gran Canaria y Ceuta como las más baratas de toda la península en este sentido. Las ciudades peor calificadas han sido San Sebastián, Vitoria y Tarragona, que llevan esa curva de crecimiento acelerado desde hace un tiempo generoso ya. En términos porcentuales se detecta un incremento de inclusive un 150% respecto a los años pasados, en categorías de carreras mínimas en trayectos nocturnos y nocturnos para un fin de semana.

De las 56 ciudades analizadas, 16 han elevado su precio respecto al pasado, y su choque más completo se nota al ver las cifras del año inmediatamente anterior. Por eso, la ciudad Real aparece liderando esta lista con un incremento del 4,2%, seguido de Almería 2,3% y Pontevedra con un 1,8%. Pero ya llegando a cifras concretas hay que ver los valores fijos, y eso es precisamente lo que da contexto a esta situación; problema creciente dentro del territorio español.

Taxi
Tomar un taxi en ciertos lugares dentro de España se ha convertido en un desafío económico

San Sebastián la ciudad sin duda alguna más cara en España toma ventaja del resto

El país vasco siempre ha sido un ejemplo de autonomía, pero detallando las cifras concretas se detecta un alto índice desproporcionado de elevación en los precios que asusta a sus ocupantes. La carrera mínima cuesta 5,33 euros, Lleida le sigue con un valor de 4,65 euros como las dos marcadas como la referencia negativa. Tema que cambia un poco entrando la noche, donde Málaga se lleva el botín con un valor mínimo de 6,75 euros, una vez más aparece San Sebastián con 6,18 euros y Valencia que cuesta unos 6 euros.

En cuanto al valor sumado más alto por kilómetro recorrido el más alto lo tiene Barcelona con 1,18 euros, Castellón 1,15, mientras Madrid, Santa Cruz de Tenerife y Ourense se quedan en 1,10 euros. Terrible registro que deja en evidencia una de las falencias del sistema, y la falta de control estricto sobre estos valores que incitan a la población a tomar opciones alternativas.

Líneas de ensamblaje en España