La inflación caerá en septiembre 2022

Un estudio ha revelado que este fenómeno es una de las consecuencias de la pandemia, aunque no es la única

Muchos gobiernos vienen atravesando situaciones realmente complejas, en donde el déficit financiero es un fenómeno que alcanza cifras absolutamente alarmantes. Por ello, se ha procedido a analizar cada punto y a saltar a los detalles como parte natural de este efecto en aras de dar con respuestas afín a este campo. La inflación es solo una respuesta, que entre otras cosas muestra una realidad tras todo lo que viene alterando el ingreso bruto anual.

El mejor ejemplo de todos lo pone México, que ha registrado unas cifras que desde ya son la comidilla de todo el entorno financiero internacional. José Ángel Gurría, ex secretario general de la Organización para la cooperación y el desarrollo económico ha dicho en un contacto con la prensa su percepción acerca de este tema, y es que cree que más allá del crecimiento mostrado no todo se lo atribuye al fenómeno de la pandemia.

Existen muchos otros condicionantes que han frenado la expansión del PIB, que es de los más bajos en todo el mundo. Para citar textualmente sus palabras, en el 2020 ese crecimiento se redujo en un 8,3% lo que ha hecho que la taza de ahí en más se vea afectada en un tiempo apenas regular. Eso como el ejemplo lo muestra bien, que este año muestra cifras favorables en un 6,6% determina que aún se necesitará de un margen equilibrado hasta el tercer trimestre de 2022.

inflación
Las economías europeas también sufrirán la inflación en 2022

Las expectativas de crecimiento son muy altas

De arranque creen que al 2022 el país debe crecer un 3,4%, aunque a grandes rasgos ese crecimiento se ve alterado en proyección en los siguientes 10 años con un promedio de alza del 2 al 2,5% anual. Es inevitable pensar que este fenómeno no va a tener repercusiones y más que nada estructurales, pues a nivel global creen que el gobierno mexicano es débil y no garantiza seguridad para ninguno de sus habitantes.

A nivel general un país desarrollado debería estar en la capacidad de ofrecer los mejores servicios a su población y este no es el caso. A eso le han denominado como un «gobierno chiquito», ya que las cifras no perdonan, con un orden de crecimiento del 17% a diferencia de países como Francia y Dinamarca que ponen la pauta altísima en un 50%. Eso quiere decir mayor margen de manejo del dinero para poder cubrir necesidades en todos momento y ambiente social.

dow jones