Empleados de Iberdrola tendrán que pagar la luz tras el recorte de personal

Se acaba esta prebenda que ha durado desde tiempos muy remotos y que termina al albur de un nuevo recorte de personal en la energética vasca

A alrededor del 15% de la plantilla de Iberdrola les afectará el reajuste que la energética ha presentado a los sindicatos para negociar el convenio colectivo. Es decir, un recorte de 1.500 puestos de trabajo, además de ciertas condiciones laborales, como la tarifa de luz gratuita para los empleados.

Arrancan de este modo las negociaciones, un punto de partida en un proceso que podría alargarse en el tiempo, según señalan a Europa Press fuentes cercanas a la negociación. Así, dicho recorte de la plantilla de Iberdrola podría llevarse a cabo a través de prejubilaciones cuyo coste asumiría plenamente la compañía.

En la actualidad, a finales de 2019 la plantilla de la compañía energética se elevaba a 9.600 empleados, de los cuales, 3.300 son mayores de 51 años de edad. Hace un mes, la empresa informó de la denuncia del convenio vigente hasta el 31 de diciembre con el objetivo de empezar inmediatamente para el octavo convenio. El pasado martes comenzó el diálogo del nuevo entre la compañía y los sindicatos.

Por parte de estos últimos, reivindican un aumento salarial de entre el 1,5% y el 3,7% fijo y consolidable. Asimismo, un aumento adicional de entre el 1,5% y el 3,25% vinculado a resultados. También plantean una rebaja en el número de horas anuales de trabajo de hasta un 7%. Hoy son 1.670 horas. Igualmente, una nueva paga por antigüedad y una más por firma de convenio. Además, un plan de pensiones cuyas aportaciones haga la empresa para el 100% de los trabajadores.

Otras de las propuestas de los sindicatos son ampliar a los familiares la póliza sanitaria, un aumento de los días de vacaciones en función de la antigüedad. Asimismo, una mayor flexibilidad de la jornada y mejoras en la conciliación y los permisos.

No ha gustado la urgencia de abrir negociaciones en Iberdrola

Para los sindicatos, abrir la negociación con esta urgencia en plena crisis sanitaria “no es oportuna”. UGT ha mostrado su malestar por ello, afirmando que “el entorno y la realidad sanitaria no son propicios”. A juicio del sindicato, no se deberían comenzar unas negociaciones “tan transcendentes como un convenio colectivo mientras la situación sanitaria se mantenga en la actual incertidumbre”.

Considera que la denuncia unilateral y anticipada en estos momentos “no se ajusta a lo estipulado en el artículo 4 del convenio colectivo”. Según UGT, dicho artículo “establece ‘un plazo de preaviso de un mes a la fecha de vencimiento’”. A su vez, destaca, “sería difícilmente entendible un convenio a la baja con la compañía en máximos”. “No hay ningún parámetro actual en la marcha de la empresa que pueda justificar cualquier tipo de recorte o degradación en las condiciones laborales de Iberdrola”, apuntan.

Lo cierto es que la energética presento en julio un beneficio neto de 1.845 millones de euros en el primer semestre. Supone un aumento del 12,2% comparado con el mismo periodo del ejercicio pasado. Además, confirmó las previsiones de crecimiento para 2020. Todo ello en un escenario incierto de la epidemia.

empleo espana

Deja un comentario