Las farmacéuticas quieren cronificar el virus

Vista la persistencia del «bicho» la industria farmacéutica que un chollo tremendo si consiguen vacunar todos los años a la población mundial como prevención

Pese a que hace unas semanas bendecía la llegada de las vacunas como una gran solución en la lucha contra el coronavirus, Chris Murray, experto en enfermedades de la Universidad de Washington y una de las voces más autorizadas a nivel mundial respecto a las infecciones y muertes que está causando la pandemia, ha cambiado radicalmente su discurso. Ahora, advierte que el virus ha llegado para quedarse entre nosotros.

Este cambio de parecer en el experto, del mismo modo que sucede con colegas, viene motivado por los datos que están arrojando las nuevas variantes del coronavirus, especialmente la sudafricana y la brasileña. Murray ya no ve nada claro que la inmunidad de grupo sea total y que se evite de este modo la transmisión totalmente, entendiendo que, aunque se reduzca, el virus pasará a ser una endemia.

De este modo, aunque Murray considera que las vacunas son efectivas para amortiguar el número de hospitalizaciones, prevé que los contagios y las muertes continuarán sucediéndose en los próximos años. De hecho, entiende que con el actual ritmo de propagación los casos cuatriplicarán a los causados por otras enfermedades como la gripe.

Shane Crotty, virólogo del Instituto La Jolla de Inmunología en San Diego, se manifiesta en el mismo sentido, tildando este cambio en sus previsiones de «latigazo científico», pues en diciembre también veía factible conseguir la «erradicación funcional» del coronavirus, tal y como sucedería con el sarampión. No obstante, considera que la vacunación se mantiene como algo imprescindible por más que «el resultado esperado no sea el mismo«.

Lo que queda claro tanto para uno como para otro es que el fin de las medidas de precaución no será posible, vaticinando que deberá mantenerse el uso de mascarillas y evitarse los espacios cerrados, especialmente las personas de alto riesgo.

inflación