El petróleo descontando el futuro

Dice la Agencia Internacional de la Energía que los reiterados cierres de sectores económicos con que se ha iniciado el año en diferentes países (sobre todo europeos) deprimirán la demanda de petróleo. Según ellos, esa demanda en el primer trimestre de 2021 será inferior en 600.000 barriles por día a lo que habían previsto, y 300.000 b/d en el conjunto del año. El mercado parece hacer oídos sordos a esa advertencia porque el precio del crudo no para de subir y subir.

Tanto, que ya ha sobrepasado en más de un 10% el nivel de 50 dólares que habíamos augurado como nivel máximo orientativo para el barril de Brent.Es verdad que el año pasado por estas fechas el barril estaba en un precio de 65 y que en los primeros días de 2020 se había ido incluso por encima de 71$/b, con lo que aún le queda terreno por recuperar, pero las indicaciones que da el gráfico de hoy se han visto sobrepasadas.

La AIE espera que la demanda mundial este año 2021 sea de 96,6 millones de barriles por día, aunque no cree que se recuperen hasta 2022 los 100 millones de barriles diarios de antes de la pandemia.Las reducciones de la producción llevadas a cabo por Rusia y Arabia Saudí han surtido su efecto y eso ha hecho que nuestro tope de 50 dólares para el barril de Brent haya quedado sobrepasado.

Mirando el gráfico se comprueba que ésta es ya, con diferencia, la mayor y más acelerada recuperación de precios del petróleo y sus derivados de los últimos 50 años después de una gran caída de precios. La comparación, pues, en el gráfico se hace con las otras ocasiones en que se ha recuperado tras tener esas caídas acusadas.

Es razonable que en las demás períodos con los que se ha realizado la comparación la recuperación fuera más lenta ya que las bajadas de precios previas se debían a factores económicos intrínsecos (recesiones) o al temor de que se produjera una recesión, como tras el crac de 1987, mientras que esta vez se ha debido a parones súbitos decretados por las autoridades por razones sanitarias.

Ese mismo caso de 1987 tuvo una recuperación más lenta porque la caída previa de precio había sido lenta también: duró de 1979 a 1985 y se remató abruptamente en 1985-1986 por un motivo muy parecido al que llevó a Arabia Saudí a bajar sus precios de golpe e inesperadamente, el 8 de marzo de 2020: inundar de petróleo el mercado para «hacer entrar en razón” a los otros miembros de la OPEP, igual que el año pasado hizo entrar en razón a Rusia con el mismo movimiento de bajada de precios.

De todos modos, con una economía mundial que aún no ha recuperado su nivel de hace un año y con los cierres económicos que aún veremos en 2021, y a pesar de las vacunas, parece que el precio del petróleo va un poco pasado de vueltas y es de esperar que en algún momento se reconduzca a la senda prevista, para unos meses al menos: 30 a 50 dólares para el barril de Brent. 

La OPEP+ (es decir, la OPEP con Rusia) trata mientras tanto de encontrar una única voz ante la situación de demanda asimétrica que están teniendo sus diferentes miembros: los que tienen principalmente como clientes a países europeos, con cierres económicos reiterados, están teniendo una caída de la demanda muy superior a la de los que tienen como clientes principales a China o la India. Alinear los intereses de socios tan dispares no será tarea fácil. 

vacuna Pfizer