5000 nuevas bajas voluntarias en Telefónica

El mundo de las telecomunicaciones está viviendo un cambio trascendental, con impactos significativos en las plantillas de las grandes corporaciones. La reciente noticia de los 100.000 despidos anunciados para 2023 en las ‘telecos’ europeas no es más que un reflejo de una transformación profunda y necesaria en el sector.

La Magnitud de los Cambios: Un Panorama General

Telefónica, uno de los gigantes del sector, ha revelado un plan de bajas voluntarias que podría afectar hasta a 5.000 empleados en España. Este movimiento se suma a una serie de ajustes similares que hemos observado en diversas compañías durante el año.

Este fenómeno no es exclusivo de España ni de Telefónica; es un patrón que se repite por toda Europa. Nokia, por ejemplo, anunció 14.000 despidos en un periodo de tres años. En total, las cifras son alarmantes: se espera la eliminación de casi 100.000 puestos de trabajo en el sector.

BT y su Plan Agresivo de Reducción

BT (British Telecom) ha presentado el plan más radical, con la intención de eliminar entre 40.000 y 55.000 puestos de trabajo, lo que representa entre un 30% y un 42% de su plantilla. La empresa británica se ha visto forzada a tomar medidas drásticas ante la necesidad imperante de invertir en nuevas tecnologías como la fibra y el 5G, en un contexto donde los ingresos no son suficientes para cubrir estas inversiones.

El Impacto de la Ultracompetitividad y la Necesidad de Reformas

La ultracompetitividad es una característica intrínseca de los mercados europeos de telecomunicaciones en la actualidad. Esto ha mermado la capacidad de inversión de los operadores, llevando a un clamor generalizado por reformas a nivel europeo. Se busca un mercado único más consolidado, una regulación más amigable en cuanto a fusiones, y nuevos mecanismos de financiamiento para las redes.

Telefónica se distingue por ofrecer salidas voluntarias en lugar de despidos forzosos y parte de estas salidas están vinculadas al cierre de la red de cobre. Esto implica una transición hacia redes más automatizadas y la necesidad de perfiles laborales diferentes.

El Rol de Nokia y Ericsson y la Posición Gubernamental

Nokia y Ericsson, los mayores proveedores del sector, también se han visto afectados. A pesar del bloqueo a Huawei, la débil demanda de tecnología 5G ha limitado sus expectativas comerciales.

Desde el punto de vista gubernamental, hay una conciencia clara de la necesidad de adaptar el marco regulatorio a la nueva realidad del sector para asegurar su rentabilidad y capacidad de inversión. Thierry Breton, de la Comisión Europea, ha sido una figura clave en este diálogo, buscando soluciones para el déficit inversor del sector.

Conclusión: Un Futuro en Transformación

Estamos presenciando un punto de inflexión en el sector de las telecomunicaciones. Los despidos y las transformaciones en las plantillas son una respuesta a un mercado que demanda innovación y adaptación constante. La ultracompetitividad, la necesidad de inversión en nuevas tecnologías y la demanda de perfiles laborales diferentes son factores que están moldeando el futuro del sector.

Las empresas, los gobiernos y los empleados deben trabajar conjuntamente para navegar estos cambios, buscando soluciones que permitan un tránsito suave hacia el nuevo panorama de las telecomunicaciones. La adaptación y la innovación serán claves para asegurar la viabilidad y la competitividad en este sector en constante evolución.

jóvenes salarios