Water Challenge: La solución española para el vertido radiactivo de Fukushima

El desastre nuclear de Fukushima en 2011 dejó tras de sí una serie de retos sin precedentes. Uno de los más acuciantes es la gestión de más de un millón de toneladas de agua contaminada. Sin embargo, una empresa española, Water Challenge, afirma tener la clave para resolver este problema.

El desafío del tritio

El agua utilizada para enfriar el reactor dañado de Fukushima se contaminó con varios elementos, siendo el tritio el más problemático. Este isótopo natural del hidrógeno mantiene su radioactividad durante 12,33 años. Aunque Japón ha decidido filtrar y verter al mar este agua, el tritio sigue presente, generando preocupación a nivel internacional.

La propuesta de Water Challenge

Sebastián Vera, director técnico de Water Challenge, critica la solución japonesa de diluir el agua contaminada con agua de mar. Según él, el vertido seguro debería limitarse a 50 metros cúbicos por semana, lo que implicaría 416 años para liberar todo el agua almacenada. Sin embargo, Japón planea hacerlo en solo siete años y medio.

Water Challenge propone una alternativa innovadora. Han desarrollado una tecnología que combina evaporación y cristalización en un proceso continuo, optimizado y adiabático. Este sistema, denominado ASE&C, no solo es eficiente energéticamente, sino que también separa el agua pura de los sólidos secos, incluido el tritio.

Beneficios económicos y medioambientales

Más allá de la descontaminación, esta solución ofrece un potencial económico. El tritio es una sustancia extremadamente valiosa, cotizando alrededor de 30.000 dólares el gramo. Si Fukushima pudiera extraer y vender este isótopo, los beneficios serían significativos.

Vera asegura que ya han realizado pruebas piloto con el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) en España, obteniendo resultados positivos. Sin embargo, la implementación de esta tecnología en Fukushima ha enfrentado obstáculos, no por parte de Japón, sino debido a desacuerdos entre socios españoles.

Un precio a pagar por un futuro más seguro

Aunque la tecnología de Water Challenge es más costosa que el plan de vertido actual de Japón, los beneficios superan con creces el costo inicial. Estamos hablando de un gasto que oscila entre 100 y 150 millones de euros, en comparación con los 27 millones que Japón planea gastar en su proceso de vertido.

Pero más allá de los costos financieros, está en juego la reputación internacional de Japón, las relaciones con sus vecinos y la salud del ecosistema marino. La solución propuesta por Water Challenge no solo es una inversión en tecnología, sino también en paz, seguridad y sostenibilidad.

Conclusión

El dilema de Fukushima es un recordatorio de los desafíos que enfrenta la humanidad en la era nuclear. Sin embargo, empresas como Water Challenge demuestran que la innovación y la ciencia pueden ofrecer soluciones efectivas. A medida que el mundo sigue de cerca la situación en Japón, la propuesta de esta empresa española podría ser la clave para garantizar un futuro más seguro y sostenible.

centro distribución amazon