Vodafone vende como oferta una subida de precios del 20%

Apelando a una estrategia un tanto polémica, los creadores del medio han impulsado una nueva opción de mercado muy llamativa

El choque de precios actual en el sector de la telefonía, la fibra y la televisión hace que compañías como Vodafone, están entrando en zonas de alto riesgo, sobre todo porque están apelando a diferentes soluciones como ofertar sin caer en cuenta de algunos detalles. Pues bien, así lo han hecho, soltando una fiera en todas sus dimensiones sin domar.

Como oferta de alto impacto han emitido una apelación regular. Se trata de un aumento de la tarifa que pretenden pasara desapercibida. Y es que como ya se ha conocido, Vodafone ha aumentado sus precios normales en un 20%, lo que ha desatado la furia de las personas a través de los distintos canales de comunicación. No han aumentado los servicios, es más, no han podido regular la oferta y se quedan con lo mismo de siempre a un valor más elevado.

precios de Vodafone
Precios de Vodafone suben sin avisar

Lo que Vodafone vende es catalogado como publicidad engañosa según un sector de usuarios

Y así de drástico ha resultado ser el fin mismo. Los emisarios del campo han dictaminado que como era de esperarse que boten a los aires una oferta sin serlo debería ser castigado por las leyes de regulación. Los usuarios esperan al menos un ajuste en las velocidades, o en el aumento de los servicios si es que no van a pensar en re ajustar los valores. Incluso existen muchas quejas abiertas y esperando por ser resueltas.

Usuarios denuncian entre otras cosas que este subidón de precios se da de forma indiscriminada. No se anuncia y no se reportan avisos, así que el golpe es fuerte y por lo tanto se siente su efecto. También exigen eliminar el apelativo de oferta, y que simplemente se dediquen a lo que hacen con normalidad que es generar sus incertidumbres en base la expectativa del pueblo en general.

Incluso la convocatoria a entidades de mayor rango ha aparecido inmerso en la polémica

No es de extrañarse, pero el ministro de consumo ha sido salpicado con todo este escándalo. Es normal que suceda y hasta incluso normal que se proyecten situaciones tan delicadas como esa. Pero es ahí donde las entidades de mayor transcendencia deberían operar para evitar que se caiga en errores de mayor envergadura. Un ejemplo lo ha puesto un usuario en Twitter, red social de mayor enfoque en estos temas.

Allí la denuncia ha sido muy fuerte, de 45 euros en su factura le ha elevado el valor a 68. No se puede más y por eso quizás que se vean impactadas tan negativamente las cifras medidoras. En el último reporte Vodafone fue una de las que mayores índices de deserción ha presentado, y una de las que por obvias razones está pujando por movilizar una nueva idea de competencia. Puesto está, el tema sigue dando de qué hablar.

digitalización