El bucle insoportable de las tiendas Movistar para resolver incidencias

Los usuarios han vuelto a encontrarse en la tesitura del excesivo tiempo de reincidencias a resolver de la compañía

Uno de los aspectos más en contra de las que son las tiendas Movistar y el resto de operadoras es el tiempo a prestar para resolver incidencias. Y es que el tiempo medio empleado por ellas en la resolución de incidencias sufridas por sus clientes ha aumentado 11 horas.

Hasta superar hoy las 81 de media (3 días y 9 horas), pero en algunos casos se aproxima a los 5 días. Como Telecable y Orange (con más de 115 horas de media). Algo que también afecta a los propios clientes de la operadora de Telefónica. Aquí resulta llamativo el caso de un usuario que tuvo que reclamar una incidencia en las tiendas Movistar.

Los usuarios vuelven a resaltar el largo tiempo de espera empleado de las tiendas Movistar

Allí, el cliente remitió una queja formal «por todos los canales posibles» para que las tiendas Movistar le refieran. «Después de 10 minutos en espera no me atienden. Me quieren cobrar cobrar de más de una tarifa. Pero no me dan soluciones. Me dan largas y me cuelgan», ha expresado.

Esto viene al caso de un nuevo estudio reciente a causa de los servicios de Atención al Cliente. Estos tienen mucha relación con las compañías y servicios como el de las tiendas Movistar. En este caso observamos que compañías como la de Telefónica y su 1004 supera a las 46 horas, frente a las de Vodafone o Orange, sus competidores más directos.

tiendas Movistar
Los clientes vuelven a enfrentarse con la operadora por el tiempo de espera en tiendas Movistar

Tiendas Movistar superan las 46 horas de espera para resolver incidencias

Todo con el fin de resolver una incidencia. Entre ellas vemos que Ono es de las que menos tardan con poco más de 40 horas. La reiteración está asociada a la obligación sistemática de tener que narrar la incidencia que ya le consta al operador, como le ocurre a este cliente con las tiendas Movistar.

De acuerdo con el estudio, que destaca que se trata de una situación que genera un enorme desgaste, tensión y, en cierto modo, puede constituir una práctica que el operador pone en marcha con fines disuasorios. Esto no hace más que señalar a las tiendas Movistar y a otras compañías que es necesario que los teleoperadores adviertan o recuerden al cliente el coste que repercute en sus llamadas.

digitalización