¿Qué es la tecnología de sistemas sin servidor?

Los administradores de páginas web y aplicaciones tienen que gestionar y pagar por el uso de servidores

Tanto las páginas web como las aplicaciones funcionan a través de servidores. Unos servidores que hay que administrar y gestionar para que el funcionamiento sea el correcto. Sin embargo, ahora ha surgido la tecnología de sistemas sin servidor, que facilita el trabajo.

Y es que durante todos estos años, los servidores han ocasionado problemas para los responsables de webs y aplicaciones. Es por eso que ahora ha surgido la tecnología de sistemas sin servidores, también conocido como serverless, que ya se está implementando.

tecnología de sistemas sin servidor
El uso de servidores se está perdiendo en favor de los serverless

Los principales problemas de los servidores

Debido a que las aplicaciones y las página web se ejecutan desde los servidores, eran muchos los problemas. En primer lugar, había que pagar una cuota por el uso de los servidores. Pero no solo eso, sino que también hay que preocuparse por la gestión del servidor.

Asimismo, la seguridad de los servidores también es de suma importancia, por lo que habrá que mantener el servidor al día con las actualizaciones. También habrá que gestionar la escala hacia arriba y abajo del servidor, dependiendo del uso de la web o aplicación.

Así funciona la tecnología de sistemas sin servidor

Ahora, para evitar todos estos problemas, ha surgido la tecnología de sistemas sin servidor. En este caso, los responsables de gestionarlo son los proveedores, que pueden ser Cloud, Google, AWS o Azure. Asimismo, solo se pagará por los recursos utilizados para ejecutar un fragmento de código.

Serverless cumple la función de los desarrolladores, aunque realmente los servidores siguen siendo necesarios para la funcionalidad del site o de la página web. Asimismo, la implantación de tecnología de sistemas sin servidor conlleva grandes cambios, pues las aplicaciones o webs deben ser diseñadas en forma de funciones para adaptarse a los microservicios.

WhatsApp