La sentencia de Thermomix deja tirados a los clientes de Lidl

La cadena de supermercados sale derrotada del juicio con la sentencia de que la máquina constituye una violación de los derechos de exclusiva

La disputa por el robot de cocina de Lidl o Thermomix ha terminado. O al menos esa es la última decisión que ha abalado una sentencia en el juicio que valoraban sobre el aparato. Con derrota de Lidl, el juicio sobre la Thermomix, y que quedó visto para sentencia el pasado noviembre, tuvo dos jornadas que se centraron en los aspectos técnicos de los dos robots de tecnología.

Los peritos discutieron sobre los avances tecnológicos y expusieron el enfrentamiento entre Vorwerk, fabricante de la conocida marca de robots de cocina, y la cadena de supermercados Lidl en España, acusada de reproducir con su marca blanca Silvercrest un modelo similar que comercializa por un precio muy inferior.

Mientras Lidl alegaba que su robot no infringía los derechos de Thermomix los magistrados lo descartaron

El titular del Juzgado Mercantil número 5 de Barcelona tenía en sus manos declarar culpable a Lidl por violación de patente o lo que podría haber derivado en casi todo lo contrario: declarar nula la patente de la Thermomix, tal y como reclama el grupo de distribución en una demanda cruzada.

El tribunal condena a Lidl a suspender la importación, almacenamiento, ofrecimiento y comercialización de su robot de cocina y, además, exige la retirada del mercado de todas las unidades que se hallen en sus almacenes o hayan sido repartidas a sus distribuidores.

En esas, y por el enfrentamiento con Thermomix, Lidl también deberá indemnizar a la demandante Vorwerk por los daños y perjuicios causados, con la cantidad económica que se determinará en la fase de ejecución de la sentencia una vez sea firme, como han estipulado.

Thermomix Lidl
Un tribunal de Barcelona ordena a la cadena de supermercados de Lidl a quitar de la venta todos los ejemplares de su máquina ante la Thermomix

Lidl es condenada a retirar el Monsieur Cuisine y a no importar más robots ni almacenarlos

Por una parte, Lidl alegaba que su robot de cocina no infringía los derechos de Thermomix, y de hecho formuló una contrademanda para que el juez anulara la patente de Vorwerk por «falta de novedad» respecto a máquinas similares comercializadas antes que ésta, algo que descartan los magistrados.

Por otra, y como derrota de Lidl sobre la de Thermomix, y además de retirar de sus establecimientos el Monsieur Cuisine, el tribunal condena a los supermercados a no importar más robots de cocina ni a almacenarlos. La cadena de supermercados, que puede recurrir la sentencia ante la Audiencia de Barcelona y después ante el Supremo, también deberá proceder a la destrucción de todos los documentos publicitarios de su robot de cocina, incluidos los anuncios en Internet.

Lidl