Repartidores de Glovo ponen muy caro su despido

Se esclarece que los riders que confirmen que existía una relación de hasta cuatro años podrán exigir la antigüedad en plantilla

Los repartidores de Glovo han vuelto a ponerse muy duros ante posibles despidos de la compañía, si llega el caso. Y es que los riders llevan siendo un gran punto de atención del Ministerio de Trabajo de Yolanda Díaz. Porque estos piden ahora una continuación de regulación para su trabajo.

Actualmente, son más de 18.000 riders los que han sido dados de alta por Inspección de Trabajo. Pero no solo han sido dados de alta, ya que los repartidores de Glovo podrán exigir a la empresa, Amazon o Uber Eats antigüedad en la misma. Por tanto, su condición de despido puede salirles aún más cara de lo que ya era.

En caso de despido los repartidores de Glovo serán indemnizados desde la fecha que conste su primer envío

Por tanto, los riders o repartidores de Glovo que tengan documentos en los que se confirme que existía una relación de hasta cuatro años podrán exigir la antigüedad en plantilla. Esto supondrá que en caso de despido, el trabajador deberá ser indemnizado desde la fecha que conste su primer envío.

Esto viene después de que los mismos directivos de la compañía aconsejaron en la reunión mantenida con los repartidores que acudieran a las oficinas de Trabajo aquellos empleados que Inspección de Trabajo les había dado de alta. “Para dejar de ser trabajador en nómina debéis acudir a las oficinas de Trabajo», les explicaron.

repartidores de Glovo
Los sindicatos apuntan que los repartidores de Glovo no pueden estar en esta situación

Se busca que los repartidores de Glovo puedan tener una regulación para finales de año

«Se debe de rellenar la documentación pertinente y dejar de tener una relación laboral con nosotros. Luego volveréis a formar parte de nosotros con trabajo de autónomo”, incidía la cúpula directiva de la startup de Glovo sobre sus repartidores. En este sentido, cabe recordar que Inspección de Trabajo se puso las pilas durante los últimos meses.

Por lo que empresas como Amazon, Uber Eats y la propia Glovo fueron obligadas a darles de alta con quienes mantenían una relación laboral con estas compañías. Las últimas informaciones apuntan al Gobierno, que quiere ser optimista por las negociaciones para que los riders puedan tener una regulación para finales de este año o principios del siguiente, los sindicatos apuntan que «se están dando pasos atrás» para que los «repartidores puedan estar legislados y no continúen en esta situación insostenible».

Telefónica