Los pisos turísticos retornan al alquiler tradicional

Esta oferta como forma de alquilar ha aumentado considerablemente por la crisis del coronavirus

La oferta de alquiler en forma de pisos turísticos de España ha aumentado un 50% desde que se decretó el estado de alarma. Lllegan a las 134.000 viviendas disponibles. La crisis ha dado la vuelta a la situación y ante las malas previsiones del sector turístico para lo que queda de año una parte importante de los pisos turísticos han regresado al mercado tradicional.

Concretamente, según los datos que manejan los distintos portales de viviendas, en los últimos meses los inmuebles que se alquilaban con fines turísticos han pasado a figurar como alquileres residenciales. Algo que afecta directamente al sector, como reflejan.

El covid-19 ha puesto contra las cuerdas el modelo de negocio con los pisos turísticos

Con todo, el covid-19 ha puesto contra las cuerdas, al menos temporalmente, este modelo de negocio que ha ido encareciendo los precios de la renta. Restando oferta al alquiler tradicional, expulsando a inquilinos del centro urbano hacia la periferia y reorientando los negocios del barrio hacia la industria turística.

Durante los últimos años, el número de visitantes a pisos turísticos había ido aumentando, al mismo tiempo que lo hacía el número de visitantes a los hoteles tradicionales. Esto se debe al gran impulso del turismo español en los últimos años. De hecho, en 2019 llegaron a España 83,7 millones de turistas, según datos del INE.

Los propietarios han optado por garantizar sus ingresos mediante el arrendamiento tradicional de su vivienda. «Han renunciado a la mayor rentabilidad que les ofrecía el alquiler del activo a turistas que quizá este año no lleguen a venir», explica uno de los portales de viviendas.

pisos turísticos
La estabilidad de los pisos turísticos, una clave a resolver

La estabilidad de los pisos turísticos está condicionada por otros factores

Esto ha hecho comprobar, con los pisos turísticos como principales afectados, que la incidencia de la actual coyuntura ha alterado de forma signficativaalgunos de estos indicadores que se tienen en cuenta a la hora de medir la marcha del sector. Y ahí, la estabilidad de los pisos turísticos está condicionada por otros factores: la colaboración público-privada, entre otros.

Por último, y viendo el mapa de la situación de España, vemos que Toledo, Valencia y Sevilla, que sobrepasan el 7%, son las provincias que presentan una rentabilidad estos pisos turísticos más alta. Mientras que en el lado contrario, las de Orense, Baleares, Palencia y Gerona son las que presentan una rentabilidad más baja. Estas, en su caso, no llegan al 5%.

Amancio Ortega