Pasos a seguir para realizar un contrato de arrendamiento según la Nueva Ley de Vivienda

Cambios en la actualización anual de la Renta

La reciente aprobación de la nueva ley de vivienda trae consigo una serie de cambios significativos en las condiciones de alquiler tanto para inquilinos como para propietarios. El aumento máximo de las rentas, la duración mínima de los contratos de alquiler y la actualización de la renta son solo algunas de las consideraciones que se deben tener en cuenta al redactar un contrato de alquiler en 2023.

El límite a la subida de los alquileres es una de las novedades más destacadas de la nueva legislación. Durante 2023, el aumento máximo será del 2%, mientras que para 2024 será del 3%. Adicionalmente, se está estudiando la implementación de un nuevo índice de referencia aplicable a nivel nacional para el próximo año, independiente del Índice de Precios al Consumo (IPC).

Cambios en el alquiler con la Nueva Ley de Vivienda

¿Cómo actualizar la Renta en 2023?

Es importante recalcar que si un contrato no especifica en sus cláusulas algo sobre la actualización anual de la renta, no se podrá actualizar, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Sin embargo, la mayoría de los contratos vinculan la actualización al aumento del IPC anual. Si tienes una casa en alquiler y el contrato cumple un año de vigencia en 2023, tendrás que calcular la nueva renta aplicando el Índice General de Precios (IGC) que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE). 

Deberás tomar como referencia el mes que corresponda al último índice publicado en la fecha de actualización, con un tope del 2%. Además de los cambios en la actualización de la renta, la nueva ley de vivienda también introduce un impuesto a las viviendas vacías. Este impuesto tiene como objetivo incentivar el uso eficiente del parque de viviendas y disminuir el número de inmuebles desocupados.

¿Cómo redactar un contrato de arrendamiento?

Según la OCU, tanto si eres inquilino como propietario, es fundamental que el contrato de alquiler sea claro, completo y no genere confusiones. Con los recientes cambios en la normativa, es crucial redactar un contrato que esté en línea con la legislación vigente. Por último, y no menos importante, siempre es recomendable buscar asesoramiento legal cuando se redacta un contrato de arrendamiento. 

Un experto podrá garantizar que el contrato se adhiera a la nueva ley de vivienda, protegiendo tanto a inquilinos como a propietarios. De esta forma, la nueva ley de vivienda trae consigo una serie de cambios importantes que afectarán tanto a inquilinos como a propietarios. Estos cambios hacen que sea más importante que nunca asegurarse de que los contratos de arrendamiento estén actualizados y se adhieran a la legislación vigente. Al hacerlo, tanto inquilinos como propietarios pueden evitar malentendidos y proteger sus derechos.

subida alquiler nueva ley de vivienda