Ómicron genera inmunidad natural también para Delta

Un estudio ha determinado que los contagiados con esta nueva variante del virus también reaccionan positivamente a una de las más complejas jamás descubiertas

A través de un análisis de científicos orientados al efecto del coronavirus en el cuerpo humano, se ha referenciado recientemente los efectos de Ómicron en un grupo de personas, mostrando respuestas positivas en torno a Delta. Aunque parezca muy complejo de entender, todo el que se haya contagiado por ómicron tiene menor probabilidad de contraer Delta, ya que inmuniza y neutraliza esta que es una de las variantes más agresivas y con mayor taza de mortalidad a la fecha.

Este estudio se ha realizado recientemente en Sudáfrica, y ha incluido a 33 personas entre vacunados y no vacunados. Ese refuerzo de la variante más antigua da una luz, sobre todo porque se entiende que ómicron es menos agresiva y conlleva menor cantidad de casos de hospitalización en casos graves. El desplazamiento de ómicron con respecto a Delta es una luz en medio del caos, aunque también se advierte que puede ser una respuesta a la vacunación que va muy avanzada en todo el planeta.

La inmunidad contra la anterior causante del pico anterior es importante ya que evita que el índice de reinfección sea mayor. Y esto tiene mucho sentido al momento de analizar la patología de una y otra. Resulta ser Ómicron mucho menos agresiva, aunque sistemáticamente más contagiosa. Esto permite que la incidencia en casos graves se reduzca y el mundo pueda afrontar este problema de una forma mucho más simple de lo que se conoce.

Ómicron
Ómicron demuestra ser un causante natural de inmunidad contra Delta

Aunque el avance sea significativo, sigue imperando en el mundo médico la preocupación por la ola de contagios que está en auge por todo el mundo

Ómicron genera un menor riesgo de hospitalización, que además se ve reducido mucho más si la vacunación se ha aplicado correctamente en cada individuo. Las personas vacunadas presentan un grado alto de inmunidad, por lo que el contagio pasará más por un cuidado preventivo, teniendo como idea que la contaminación pulmonar no será tan agresiva ni generará el daño que se supone la COVID-19 puede llegar a presentar.

No obstante, los análisis también dejan ver la parte restrictiva, y es que Ómicron es hasta 70 veces más contagioso que el mismo Delta, motivo por el cual se cree que la activación de las alarmas pueda ser un participante presente en el cuidado de la salud a nivel mundial. De hecho, albergar mayor cantidad de pacientes en los hospitales ya genera un fuerte impacto que debe ser tratado con suma presencia especializada.