Nueva estafa en Glovo con el cobro de una tarifa en pedidos que ellos mismos cancelan

Cancelaciones Unilaterales y Tarifas de Glovo: ¿Quién Paga el Precio?

Glovo, una de las compañías de reparto de comida más destacadas en Europa, se encuentra en el ojo del huracán debido a sus prácticas comerciales. Según reportan varios consumidores, la empresa ha estado cancelando pedidos unilateralmente y cobrando una tarifa por ello. Esta táctica ha desatado una oleada de indignación entre los clientes, quienes denuncian que son injustamente penalizados por decisiones que están fuera de su control.

Clara Fernández, una de las afectadas, ha compartido públicamente su descontento con las políticas de Glovo. Según Fernández, la empresa canceló dos de sus pedidos sin previa consulta y, para su sorpresa, le cobró una tarifa de cancelación de 3,50 euros en cada ocasión. Esta experiencia ha llevado a Fernández, y a muchos otros en situaciones similares, a cuestionar las prácticas comerciales de la empresa y a considerar otros servicios de entrega.

Cancelación de pedidos en Glovo

Encuentros con Repartidores de Glovo: Revelaciones Inquietantes

Una conversación casual entre el marido de Fernández y un repartidor de Glovo reveló una práctica alarmante realizada por parte de la empresa a espaldas de sus clientes. El repartidor le dijo que la empresa le había informado de que su pedido había sido cancelado, una acción que en ningún momento había sido realizada por el cliente que acaba de realizar el pedido. 

Además, le explicó que, a pesar de tener la comida lista para entregar, no podía hacerlo porque no recibiría el pago si la orden estaba cancelada. Este encuentro confirmó para Fernández que las cancelaciones no eran errores aislados, sino una práctica sistemática. Aunque los términos y condiciones de Glovo no mencionan explícitamente una tarifa de cancelación, sí insinúan que podría suceder. 

La «Nueva Estafa de Glovo»: Un Sentimiento Compartido en las Redes Sociales

En la lista de razones por las cuales un pedido puede ser cancelado, Glovo indica que esto puede ocurrir «cuando, por alguna razón, el repartidor rechaza repartir el pedido una vez que el mismo ya ha comenzado, pudiendo generar costes y/o perjuicios para el comercio y/o cliente». Esta ambigüedad en los términos y condiciones ha dado lugar a un gran descontento entre los clientes, que se sienten injustamente castigados por decisiones fuera de su control.

Fernández no está sola en sus críticas a Glovo. En las redes sociales, los testimonios de consumidores que han vivido experiencias similares son frecuentes. Muchos de ellos expresan su indignación y sorpresa al tener que pagar una tarifa por una cancelación que ellos no solicitaron. Algunos incluso van más allá y tildan a esta práctica como «la nueva estafa de Glovo».

centro distribución amazon