Netflix limitará las cuentas compartidas ejecutando un sobrecoste

A partir de ahora y en ciertos países las cuentas que se comparten entre grupos de amigos o conocidos estarán sujetas a una nueva normal de regulación

Una de las grandes preocupaciones de Netflix está vinculada al plagio, o repartición desmesurada de sus cuentas al tener habilitados los accesos múltiples con la creación de perfiles. En este caso, han usado este método para diversos contextos, uno de ellos es dar acceso a familiares o amigos, y el otro es para garantizar un modelo de negocio que a escala se ha convertido en próspero. De manera que a tenor de eso, se han enfocado unas nuevas normativas que pretenden erradicar estas prácticas con el ajuste de unas modificaciones simples.

Más allá que la competencia ha mantenido los precios estables, Netflix al ser productor ha implementado un incremento gradual; cada año es más caro. Pero a pesar de ello es la elección más pedida por parte de la comunidad y eso tiene unos indicadores. Así que para poder acreditarse a una cuenta compartida, Netflix ajustará precios, es decir, se tendrá que pagar por sacar una cuenta fuera del entorno de un hogar, y así se mitigará ese hecho con unos simples detalles técnicos.

Lo que hace la compañía es acrecentar la renta mensual, superando los 2,70 euros por cada apertura nueva. Es decir, que por cada acceso adicional se cobrará ese rango, haciendo poco atractivo para los usuarios tener que compartir una de ellas. Por el momento la idea no es bloquearlas, pero si se enviarán anuncios de incitación a abrir una cuenta nueva, que a la final será el camino a adoptar.

Netflix
Netflix tiene una enorme influencia en sus empleados y el desarrollo de sus actividades

Las acciones de ejecución usadas por Netflix a partir de ahora no violan la privacidad de los datos

Para garantizar que las cuentas no sean abiertas en otros entornos fuera del hogar que le ha contratado, Netflix no va a acceder a datos como el uso del GPS, ni nada por el estilo. Se rigen a lo que poseen, como son las direcciones IP, el número de la identificación y hasta la información del dispositivo en donde se ha creado y se reproduce esta cuenta de forma regular. Su forma de operar será agregando la posibilidad de sumar subcuentas, cada una con su costo. Básicamente pagar por tener el derecho a tener un perfil, lo que se hace en los grupos que ofrecen este servicio.

Estas subcuentas se pueden convertir eventualmente en cuentas completas, sin perder historiales de seguimiento, y sus datos de acceso. Pero para ello hay que pagar el derecho a tener una de propiedad. Este innovador hecho estará disponible en breve en tres países: Chile, Costa Rica y Perú, y se espera empiece a implementarse en el resto del mundo tras pasar las pruebas laboratorio.