Meta responde a su cierre en Europa

El fuerte aire de especulaciones sobre el debilitamiento de la compañía en el continente ha sido resuelto por los encargados de manejar las cifras

Las últimas semanas han sido de las más complejas desde que Facebook se estableció en el mundo como la red social de referencia. La tecnológica, ahora llamada Meta ha desmentido todo lo que se ha hablado acerca de su separación de Europa y ha hecho un llamado de atención a no consumir detalles falsos que entorpecen el correcto andar de la compañía en el comercio digital mundial. Ese empeño por mejorar estos campos han hecho que incluyan a emisarios europeos que dan su punto de análisis ante el complejo espectro.

Markus Reinisch, vicepresidente de políticas públicas para Europa, en su más reciente intervención ha manifestado que Meta ni quiere ni mucho menos amenaza con irse de Europa. De hecho el único tema por el cuál las partes se han acercado a dialogar tiene que ver con los bloques de seguridad adoptados, ya que Estados Unidos ha eliminado con Europa ese punto para garantizar la equidad y para suministrar la confianza establecida durante el inicio de sus relaciones.

Esos mecanismos de entrega de datos ejecuta una amenaza constante para servir a lo que ellos denominan los consumidores europeos. Al tiempo que impide el andar normal del negocio en el continente. Y esto se entiende porque Meta como las demás compañías tecnológicas depende en gran medida de la transferencia de datos que llega desde Europa a su central en los Estados Unidos. Haciendo que la anulación del escudo de datos se imponga como un inconveniente directo.

Meta desmiente su separación de Europa tras la propagación de especulaciones al respecto

La propuesta de Europa a Meta da validez a la fortaleza de la relación y da un mensaje contundente a los usuarios en esta zona del planeta

A partir de esa premisa se ha emplazado a Europa para re estructurar el escudo de protección de los datos que garantice estabilidad y confianza para garantizar la conexión de familias, empresas, economías y sociedades enteras. Lo que deja ver que todo lo reflejado ajeno a esta premisa es una campaña burda de desprestigio. Meta sigue comprometido con mantener este mercado, que es de hecho uno de los más estables en el planeta.

Todo esto en medio de las duras semanas internas que pasa la compañía. Y es que se ha conocido de manera pública que sus acciones han decaído en crecimiento, haciendo reaccionar a sus inversionistas que tenían la idea marcada por las proyecciones de una favorabilidad mayor a la registrada. Tema muy caliente que enmarca la actualidad digital en el planeta entero.