Mantener una segunda vivienda implica un coste fiscal de €1.300 anuales

La economía residencial española enfrenta desafíos significativos, marcados por un aumento en los costes fiscales y cambios en las políticas de vivienda. El coste de mantener una segunda vivienda en España implica un desembolso fiscal anual superior a los 1.300 euros. Esta realidad, subrayada por el Consejo General de Economistas (CGE), pone de relieve las implicaciones financieras de poseer bienes inmuebles en el país.

La economía residencial en España

El CGE, a través de su Servicio de Estudios y el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF), ha elaborado una guía detallada sobre la tributación de la propiedad y el alquiler de vivienda. Según esta guía, los propietarios de una segunda residencia pueden enfrentarse a una carga fiscal anual considerable, que fácilmente supera los 1.300 euros.

Impacto fiscal en la promoción y compra de viviendas

La carga fiscal en la promoción y adquisición de viviendas es notable, alcanzando aproximadamente el 10% de los costes totales tanto para promotores como para compradores. Valentín Pich, presidente del Consejo General de Economistas de España, ha destacado la necesidad de revisar el Impuesto sobre Transmisiones y Actos Jurídicos Documentados. Esta revisión es crucial, considerando que el tipo impositivo de este impuesto ha aumentado en un 200% en la mayoría de las comunidades autónomas.

Desafíos en la promoción de viviendas y el impacto en las inversiones inmobiliarias

Además, la promoción de vivienda nueva para alquilar también se ve afectada por la imposibilidad de los promotores de deducir el IVA, lo cual representa un obstáculo significativo. Esta situación eleva el coste fiscal y, por ende, el precio final del producto.

Incentivos fiscales para alquileres y su eficacia condicionada por zonas tensionadas

En cuanto a los incentivos fiscales para viviendas en alquiler, Agustín Fernández, presidente del REAF-CGE, señala que los porcentajes incrementados de reducción fiscal podrían no ser efectivos si las viviendas no están en zonas de mercado residencial tensionado, cuya declaración depende de las comunidades autónomas.

segunda vivienda
El manejo de la propiedad residencial en España se encuentra en un punto de inflexión crucial

Consecuencias de la política fiscal en las inversiones inmobiliarias en España

La ralentización del ritmo de inversiones en España es otra consecuencia de estos desafíos fiscales y regulatorios. La caída en la compraventa de viviendas y la reducción de la oferta de pisos para alquiler, como consecuencia de la Ley de Vivienda, han impactado negativamente en el sector. Aunque los inversores inmobiliarios están a la espera de gestos favorables para reactivar sus inversiones, el panorama actual es incierto.

Preocupante disminución en compraventa y alquileres

Además, los datos recientes muestran una tendencia preocupante, una disminución interanual del 11% en la compraventa de viviendas, acompañada de una reducción del 30% en la oferta de alquileres desde la entrada en vigor de la Ley de Vivienda. Estos números no solo reflejan una desaceleración en las transacciones inmobiliarias, sino que también indican un cambio en la dinámica del mercado, afectando tanto a propietarios como a inquilinos.

Reevaluación necesaria de políticas para un mercado inmobiliario más dinámico y accesible

En definitiva, el entorno económico residencial en España sugiere la necesidad de una reevaluación de las políticas fiscales y regulatorias para fomentar un mercado inmobiliario más dinámico y accesible. La optimización de estos aspectos no solo beneficiará a propietarios e inversores, sino también contribuirá a la estabilidad y crecimiento del sector residencial en el país.

conexión vivienda