Los deberes de CaixaBank antes de certificar la fusión con Bankia

La entidad bancaria busca desprenderse de hasta 1.000 millones de activos tókixos antes de su próxima unión

Más allá de la sobredimensionada operación entre CaixaBank y Bankia, el nuevo banco que surja de la fusión de ambos tendrá que proseguir la limpieza de activos tóxicos para alcanzar un balance óptimo, según las exigencias de los supervisores. La unión de las dos entidades sumará más de 18.500 millones de este tipo de activos, los cuales son créditos dudosos más adjudicados.

El mismo tendrá un peso de más del 5% de su balance. Para ajustar este ratio por debajo del 4%, nivel previo a la última recesión económica y el que recomienda tanto el Banco Central Europeo, el Banco de España y el mercado, el nuevo grupo deberá deshacerse del 20% de estos activos. Una tarea a realizar por CaixaBank.

CaixaBank generará un gigante financiero de la mano de Bankia

En este aspecto, la fusión bancaria entre CaixaBank y Bankia generará un gigante financiero con más de 664.000 millones de euros en activos. Alcanzará una cuota de mercado en España cercana al 25 % en términos de volumen de crédito (un 28 % en lo que se refiere a los préstamos hipotecarios) y se constituirá en la mayor entidad por volumen de depósitos.

Esto es muy entorno al 23 %, muy por encima de entidades como la del BBVA o Santander, que tienen gran parte de su negocio en el extranjero. Es por esto que los activos tóxicos de CaixaBank deben resolverse cuanto antes. Esta operación, por otra parte, ha hecho que ambos bancos trabajen para empezar a operar como una única entidad a finales de 2021.

CaixaBank
CaixaBank y Bankia serán un gigante financiero con mucho a resolver

Esta operación ha hecho que ambos bancos trabajen para operar como una única entidad a finales de 2021

En su lugar, Gonzalo Gortázar, quien es el consejero delegado de CaixaBank, ya anticipó que la integración tecnológica de ambas, una de las fases cruciales y más complejas en una fusión, se espera cerrar en el cuarto trimestre del próximo año, como ha confirmado recientemente. En ello, también se ha conocido que CaixaBank busca vender 1.000 millones activos tóxicos.

Con ello, la entidad catalana sanea su balance antes de la fusión con Bankia, donde sacará dos carteras al mercado, una de 600 millones de euros de fallidos de pymes y consumo y otra con deuda de Martinsa. Por otro lado, los expertos del BCE alertaron el pasado mes de junio que la resolución de la mora bancaria será lenta, condicionada por la pandemia y las deficiencias en rentabilidad que arrastra el sector en los últimos años y que se verán agravadas por la actual crisis.

Correos

Deja un comentario