Las posibilidades de quiebra del Banco Santander (nadie quiere fusionarse)

La financiera sufre un deterioro agudo que podría abocar a una quiebra peligrando a posibles nuevos socios

En medio de una actividad frenética por el resto de bancos para establecer nuevas fusiones como la de CaixaBank y Bankia o BBVA y KutxaBank, entre otros, las últimas informaciones financieras hablan de una posible quiebra o, al menos, un fuerte descenso en los incentivos y beneficios del Banco Santander, quien hacía saltar todas las alarmas.

Esto es porque la entidad tiene una exposición muy alta, donde ahora han registrado pérdidas en el primer semestre del año como consecuencia del deterioro del fondo de comercio de sus filiales y de los activos fiscales diferidos en España, las primeras de su historia. Así, la de Ana Botín deja ahora que nadie buscará fusionarse con las banca.

El Banco Santander registra pérdidas como consecuencia del deterioro de los activos fiscales

Un proceso de la que actualmente estaban buscando en relación para ser la más grande del momento, como también ocurría hace unos años con la del Banco Popular. En su lugar, el Banco Santander tendría motivos más de sobra para preocuparse de cara al futuro, más ahora que se están intentando nuevas salidas.

Esto abarca un temor enorme sobre la entidad, ya que tiene una deuda de 800.000 millones que no puede pagar. Con todo, el Banco Santander habría dado, en secreto, la orden de vender todas las propiedades del banco en México y Florida, en lo que según un consejero del Banco Santander, han llegado a un acuerdo con un hedge fund.

Banco Santander
El Banco Santander prevé nuevas pérdidas a final de año

La situación económica actual es la principal causa de estos deterioros y negocios

De la cual, las informaciones apuntan a que la financiera habría vendido 1200 millones en prestamos tóxicos de los años 80 por valor de 31 millones, es decir, sólo el 3% de su valor lo que, según Estulin, es un indicador de que el banco está escondiendo multitud de créditos impagados y pérdidas ocultadas deliberadamente durante muchos años.

No es el único grupo que se está viendo afectado por el valor de las franquicias en el exterior. BBVA ya sufrió pérdidas históricas en marzo como consecuencia del ajuste llevado a cabo en su división de EEUU. El Banco Santander ha informado que los deterioros corresponden a distintos negocios, recortes que proceden de la valoración de sus actividades debidas a proyecciones de ingresos inferiores en los próximos años como consecuencia de la situación económica.

Caprabo

Deja un comentario