La tercera vacuna mano de santo contra Omicron

La tercera vacuna contra la COVID-19 ofrece un «aumento significativo» en la protección contra la variante Omicron en personas mayores, según un estudio danés publicado el miércoles

El estudio, que aún no ha sido revisado por pares, investigó la efectividad de las vacunas COVID-19 que utilizan la llamada tecnología de ARNm contra la variante Delta y la nueva variante Omicron más infecciosa.

«Nuestro estudio contribuye a la evidencia emergente de que la protección de la vacuna primaria BNT162b2 (Pfizer-BioNTech) o mRNA-1273 (Moderna) contra Omicron disminuye rápidamente con el tiempo, y la vacunación de refuerzo ofrece un aumento significativo en la protección», escribieron los autores en el estudio.

El estudio fue realizado por investigadores de la principal autoridad de enfermedades infecciosas de Dinamarca, Statens Serum Institut (SSI). Analizó los datos de tres millones de daneses recopilados entre el 20 de noviembre y el 12 de diciembre.

Entre los que recientemente recibieron su segunda dosis de vacuna, la efectividad contra Omicron se midió en 55.2% para Pfizer-BioNTech y 36.7% para Moderna, en comparación con las personas no vacunadas.

Pero esa protección disminuyó rápidamente en el transcurso de cinco meses, dijeron los investigadores.

«Vemos que la protección es menor y disminuye más rápido contra Omicron que contra la variante Delta después de un curso de vacunación primaria», dijo el autor del estudio Palle Valentiner-Branth.

Sin embargo, una tercera dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech restauró la protección al 54,6% en personas de 60 años o más que habían sido inoculadas de 14 a 44 días antes, en comparación con aquellas con solo dos dosis.

El estudio confirma los hallazgos de un estudio británico reciente, que también mostró una rápida disminución en la protección contra Omicron con el tiempo y un aumento después de un refuerzo con la vacuna de Pfizer-BioNTech.

«A la luz del aumento exponencial en los casos de Omicron, estos hallazgos resaltan la necesidad de un despliegue masivo de vacunas y vacunas de refuerzo», dijeron los investigadores.