La recesión en España será en 2024

Poco a poco se va equilibrando la carga de gastos en el país, que tiene una visión establecida de recuperación de acá al menos a tres años

Todo este huracán de pérdidas financieras producidas en gran medida por la pandemia de la COVID-19 tiende a explotar en un curso aproximado de estancia al año 2024. El estado lo ha denominado una recesión económica, o lo que es igual una pérdida programada de la actividad en base a la re activación financiera y los auxilios suministrados por la autoridad máxima en estos casos, que es la Unión Europea.

Desde luego que este fenómeno va a ser progresivo y hará uso de todos los efectos de ayuda que ha establecido la orden continental para superar la crisis. Las proyecciones dicen o afirman que España va a recuperar su andar a nivel del PIB en el 2023, pero eso tiene sus sacrificios establecidos en la recepción de 70.000 millones de euros provenientes de los fondos europeos. Técnicamente el porcentaje de elevación gradual dice que este año, que está terminando el crecimiento ha sido del 4,5%, para el 2022 será del 5,4%, 3,9% para el año que sigue hasta llegar a 2024 donde será solamente de 1,8%.

Estos son datos del banco de España, que generaliza la ley de demanda y gastos para llegar a cuantías fijas que dan volumen a este tipo de estadísticas. Así que teniendo en cuenta esta proyección se puede decir que para 2024 el nivel de crecimiento baja una décima en relación a 2019, que para entonces ya mostraba niveles de pérdida significativos y preocupantes. Por fortuna el programa de fondos europeos ha llegado como rueda de auxilio, aunque admiten que es muy pronto para determinar su efecto.

PSOE Ciudadanos
Pedro Sánchez sigue analizando las proyecciones económicas que llevan a España a entrar en recesión de cara al 2024

Dependerá de cómo se entienda la dinámica para establecer el éxito de esta idea

El volumen de absorción que sean capaces de absorber por estado, va a determinar finalmente si ha sido positivo o no. Además están corriendo en paralelo los proyectos que se van a financiar, y el llamativo efecto multiplicador que esto vaya generando. Para eso, en el primer año de operación que ha sido este 2021 se han absorbido 11.000 millones de euros, mucho menos que el presupuesto de 32.000 que había marcado el gobierno de España.

Para el 2022 ese nivel de absorción crecerá considerablemente hasta los 27.000 millones que estaba dentro del plan del ejecutivo, y el 2023 basado en criterios del bando de España llegará hasta los 23.000 millones de euros que están por arriba de los 19.000 que se creían. Así que todo este desorden o desface de fondos, solo podrá equilibrarse en 2024, aunque sigan existiendo marcos generalizados en lo negativo por transferencias a fondo perdido por algo más de 15.000 millones de euros, que exageran la cuota mínima que es de 2.000.

dow jones