La moda sostenible avanza imparable

No es un secreto que este era uno de los campos a los que se le debía atención y parece que por fin esto se ha conseguido

En el planeta existen preocupaciones ya basadas en los antecedentes de consumo, por eso cuando se habla de moda se tiene que hablar de un cambio de chip y eso es lo que busca el concepto sostenible. Recientemente se llevaba a cabo un debate con varios ponentes que buscaban encontrarle una solución a la que es sabido por todos es la segunda industria más contaminante del mundo, la textil, con un evento denominado Moda sostenible.

Allí se buscaba identificar las razones, las vías usadas y las soluciones para tratar de dar un vuelco absoluto a una industria que parece no tener fin. El evento de tipo social fue organizado por Fundación Afi y el venture capital de impacto social Fondo Bolsa Social, y tenía como base sacar conclusiones argumentadas en la experiencia de las diferentes firmas participantes, para volcar el campo de su lado e intentar reproducir esquemas como el de la movilidad que ha encontrado en los vehículos eléctricos una respuesta a su compromiso con el medioambiente y con los consumidores.

Han partido que hoy en día se produce el doble de prendas que en el año 2000, y que cada consumidor en promedio se lleva a su casa 26 kilos de los cuáles desecha 11 de los mismos. Es grandísimo, pero debe haber educación y es precisamente por donde han empezado. La educación al consumidor es vital y va encaminada al hacerles entender que el consumo debe ser inteligente y programado. El impacto es tremendo y dinamizar propuestas para que las prendas no solo sean más duraderas, sino que todos entiendan que de no tener control el efecto negativo es brutal.

Moda sostenible
Moda sostenible, un nuevo concepto triunfante en el medio

Algunas de las propuestas han reinado tan pronto han sido expuestas en el tablero

Entender la relación que tiene una prenda, podría ser comparado con tomar un producto del supermercado y entender qué contiene. En la industria de la moda es mucho más complejo, pues no solo es lo que se ve, es la producción, los materiales usados y el post. Las prendas 100% sostenibles no existen, pero si se modifica la manera en que se ven y se entregan mejoraría radicalmente. Además, la creación de modas atemporales también han resurgido y vaya que tienen sentido.

Algunas marcas se esfuerzan en segmentarlo todo, es decir, sacan líneas deportivas, formales, para ir a la piscina, etc. Una de ellas ha pretendido sacar una sola línea y lo ha hecho basado en su experiencia. Creando líneas completas neutras buscan que las prendas sean usadas en muchos más entornos y por eso han visto cambios. Desde luego que la calidad importa, pero es ahí donde va todo, a larga duración o corta como muchos la quieren ver. Y por último la ley de residuos toma gran protagonismo.

Se busca que se le de una segunda oportunidad a las prendas eliminadas, buscando equilibrar el desecho y lo que realmente es utilizable. Eliminar las contaminaciones debe ser una prioridad y la penalización a quiénes no las cumplan igual. El debate se ha tonado interesante y han saltado diversas conclusiones a su paso.

Líneas de ensamblaje en España