La mitad de las empresas no superan el cumplimiento del control horario tras inspección

El panorama actual del registro de jornada laboral en España

La ley del registro de jornada laboral, que obliga a todos los trabajadores a registrar diariamente cuánto tiempo trabajan, cumple ahora cuatro años. Desafortunadamente, más de la mitad de las empresas en España continúan sin pasar la inspección de trabajo. A pesar de la intención inicial de la norma, de proporcionar un mecanismo efectivo para controlar las horas trabajadas y alinear el marco laboral español con el europeo, los resultados indican un incumplimiento significativo.

Los fraudes más comunes incluyen sistemas que dejan de contar cuando un trabajador excede su límite teórico de horas, gerentes que falsifican los horarios y empresas que directamente carecen de cualquier mecanismo de control. Cuatro años después, el balance de la normativa es agridulce. A pesar de que la ley tenía la intención de racionalizar los tiempos de trabajo y evitar el abuso con las horas extras, se trabaja un 8% más de horas extras cada mes en España, y casi la mitad de estas no se pagan

Fallo en el registro de la jornada laboral

El impacto y las consecuencias de la ley

Los inspectores de trabajo perciben un fortalecimiento en su capacidad para detectar abusos de jornada gracias a esta normativa, aunque los sindicatos mayoritarios reconocen que no es suficiente para controlar a las empresas que imponen – directa o indirectamente – horas de más a sus empleados. Desde que registrar la jornada de los empleados se convirtió en una obligación en mayo de 2019, la Inspección de Trabajo ha llevado a cabo 7.900 acciones específicas para verificar el cumplimiento de la norma. 

De estas, se han detectado 4.232 infracciones, es decir, más de la mitad de las empresas no superan una inspección. Esto ha resultado en multas por valor de 6,1 millones de euros, con una multa media de 1.440 euros. Una crítica común a la norma es que el coste de la multa no es suficiente para disuadir a las empresas. La falta de registro de jornada puede costar entre 751 y 7.500 euros, independientemente de la facturación de la empresa o el número de empleados que tenga.

Las repercusiones para las empresas y los empleados

Las empresas que no registran el horario de sus trabajadores, especialmente aquellos con contrato a tiempo parcial, deben tener un cuidado especial. Según una reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSJG), las empresas que no registren el horario de sus trabajadores a tiempo parcial deberán pagarles la jornada como si fuera completa.

Esto puede resultar en el pago de salarios a los trabajadores y a la Seguridad Social por un tiempo que puede ascender hasta los cuatro años. Según la jurisprudencia, cualquier sistema de registro debe ser «objetivo» y «fiable». Cada empresa ha implementado estos requisitos a su manera. 

jóvenes salarios