La inflación un enemigo para la compra de vivienda

Tras un análisis concreto el sector inmobiliario ha hecho su proyección de este 2022 en cuanto a la compra de nuevas casas o pisos

Es sabido por todo el mundo que la incertidumbre por los valores de momento es una realidad. La inflación es un término con el que se debe convivir, y más tras le enorme recuperación evidenciada en 2021. Ahora, los escenarios son distintos, y están marcados por varios puntos, uno de ellos es el concepto que tiene la gente acerca de la compra de un nuevo espacio, llámese nuevo también a sitios de segunda mano.

El sector responde a todos los cambios eventuales de forma negativa. Tras el estallido de la burbuja de 2008, este parece ser el mejor momento por varias razones, y es que la pandemia se ha hecho un espacio entre todos, y ha cambiado el marco de la toma de decisiones. Por eso, Vicenç Hernández Reche, CEO de Tecnotramit ha advertido que se debe analizar de qué manera ha evolucionado el precio de los inmuebles en España. Y es que este fenómeno no solo toca la compra de productos nuevos, salpica el usado por la alta demanda que viene teniendo.

Para su sector de comprensión, el enfoque social toma una partida especial, y es que tras el pico más alto de la pandemia, las personas han decidido por voluntad propia y otra obligada a pasar más tiempo dentro de sus casas. De manera que esto les ha hecho absorber el problema de otro modo, y basar en ello una decisión sabia de compra. Invertir sus ahorros programados y generados en cierta medida bajo un índice de incertidumbre.

Ático
El sector inmobiliario y las afectaciones por la creciente inflación este 2022

De qué manera responde el sector financiero al estímulo del comprador por adquirir nuevas viviendas

Par eso se ha creado un escenario que contempla una merma en las tasas de ahorro mucho mayor que al combinarlos con intereses decrecientes hacen que todo aquel interesado se lance directamente a comprar. Inminentemente esto se va a ver afectado de manera positiva en los precios y según las proyecciones este año va a ser uno de los más efectivos en ese sentido.

Ahora bien, respecto a la crísis mundial generada por el conflicto entre rusos y ucranianos, se ha descartado la entrada bélica y con ello la respuesta ha ido en mejora. Sin embargo, existen una serie de consecuencias muy relevantes que se deben tomar con pinzas. Una de ellas es el marco económico y las rectificaciones periódicas, aunque técnicamente hablando la proyección es que a partir del segundo semestre existe la posibilidad de ver relajada la tasa de las tensiones geopolíticas actuales.