La burbuja de pisos turísticos se pincha: el ejemplo de Barcelona

La pandemia causa un duro golpe al sector turístico con ciudades como la de la ciudad condal sin apenas reservas en sus pisos

Los pisos turísticos no viven su mejor momento. Más ahora a causa de la pandemia, que está haciendo que el nivel decaiga considerablemente entre las principales ciudades como Madrid o Barcelona, las cuales ostentaban en estos pisos turísticos como su mejor oportunidad a lo largo de los meses. Sin emabargo, todo indica que la burbuja ha vuelto a llegar.

Y es que el impacto de la pandemia hará que el movimiento de turistas no se recupere hasta 2023, según el último Barómetro del Turismo Mundial de la Organización Mundial del Turismo (OMT). Los turistas constituyen por si mismo uno de los mayores clientes del real estate, los hoteles.

Más de 5.900 viviendas de pisos turísticos de Barcelona han dejado de prestar servicio

Además, el incremento de los viajes de bajo coste y el consiguiente aumento de los viajes internacionales han motivado el crecimiento de los pisos turísticos con sus propias compañías especializadas como Airbnb. En su caso, observamos como la ciudad de Barcelona ha recibido un duro golpe ante ello.

En su lado, en España España tenemos 112.000 pisos turísticos, pero sólo en Barcelona la oferta de pisos turísticos se ha reducido un 62% desde marzo y unas 5.900 han abandonado el mercado de los apartamentos vacacionales. Desde la Associació d’Apartaments Turístics de Barcelona (Apartur) vaticinan que el mercado necesitará un año para reactivarse.

pisos turísticos
La nula facturación de los pisos turísticos causa estragos en Barcelona

La facturación es nula y los precios de alquiler bajarán a niveles de la crisis de 2008

Así como para recuperar la normalidad. La extensión de la situación actual producida por el covid-19 continuará en 2021 y la tendencia estará basada en las normativas de cada país para luchar contra la pandemia, las restricciones de movimiento, la disponibilidad de una vacuna o tratamiento y la recuperación de la confianza de los viajeros.

Otro punto a destacar es que hasta ahora, en Barcelona, la facturación por piso turístico generaba 3.000 euros mensuales a las Administraciones públicas. Sin embargo, ahora mismo, a causa de la crisis del coronavirus, la facturación es nula, no hay reservas. Apartur también cree que la actual crisis hará bajar los precios del alquiler a niveles similares a los de la crisis del 2008 y que el teletrabajo y la lucha por la sostenibilidad invertirán la tendencia de concentración de población en las ciudades.

Feria virtual pisos

Deja un comentario