La Justicia apunta abusos en las juntas del Banco Santander

La entidad que preside Ana Botín se ve envuelta en otro grave lío judicial que atiende a su junta de accionistas

Los líos judiciales sacuden al Banco Santander. Porque la entidad que preside Ana Botín ha recibido en los últimos días un nuevo revés en los tribunales en relación con las juntas de la entidad. Y es que, después de ser juzgados por un caso de temeridad en los gastos hipotecarios, ahora les asalta un caso de abusos en el sistema de delegación de voto.

Con todo, el el juzgado obligaba entonces al reembolso del Banco Santander a «los adheridos a esta demanda, sus causahabientes, o los que pudiesen adherirse posteriormente», y también a aquellos cuyos préstamos no estén ya en vigor y hayan sido cancelados o finalizados. Por lo tanto, el Banco Santander se vio obligada a devolver el 100 % de los gastos.

Un caso de abusos en el sistema de de delgación de voto vuelve a golpear Banco Santander

Sin embargo, la historia les vuelve a golpear con un caso de abusos en el sistema de de delgación de voto. Todo llega a través de la que había sido una junta de accionistas de la entidad, donde contemplaba la aprobación de una ampliación de capital por un importe determinable.

Ello viene de la mano del que es uno de los accionistas del Banco Santander y abogado, Eduardo Martín Duarte, quien interpuso una demanda contra Ana Patricia Botín y el banco cántabro por el sistema de delegación de votos para las juntas de accionistas de la entidad.

Martín Duarte, por entonces, calificó en el documento presentado ante los tribunales como «abusivo, espurio, torticero, ventajista y contrario a los principios de igualdad de trato de los accionistas y de equidad». Y todo indica que ahora el tiempo les ha dado la razón por una gran margen.

Banco Santander
Un caso de abusos en el sistema de de delgación de voto vuelve a golpear Banco Santander

La redacción confusa de la tarjeta de delegación de voto del Banco Santander

El juzgado mercantil de Madrid Número 2, por su parte, señaló que las tarjetas para la delegación de voto generan «dudas que se reflejan en que solo son cargos propuestos por el consejo». Esto en vigor los que son aceptados en las juntas. Siendo también relevante que no haya claramente otras propuestas de consejeros distintos.

Otro aspecto clave de la demanda es la redacción confusa de la tarjeta de delegación de voto. Dichas tarjetas «tienen una redacción que delega casi por la fuerza de la gravedad», ya que en la delegación de la tarjeta se consigna por un lado una casilla donde se puede delegar a la presidenta del consejo de administración el voto. Por último, se señala, además, que las tarjetas están redactadas de manera que hay una atracción clara hacia la defensa de los que gobiernan el Banco Santader.

Correos