Inditex espera crecer por el hundimiento de rivales

La compañía española asegura que no comprará otras compañías en dificultades y que su crecimiento será orgánico y con una apuesta enorme en el canal online

Hay menos tiendas de Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Uterqüe en el centro de las ciudades españolas y en los centros comerciales de su periferia. La razón es clara. Inditex, la compañía matriz de todas estas marcas, fundada por Amancio Ortega, se ha visto obligada a realizar un fuerte ajuste de su red de tiendas físicas por el impacto de la pandemia de Covid-19.

Y la mayor parte de este ajuste se ha realizado en España, su principal mercado y donde más establecimientos tiene repartidos. En concreto, Inditex cerró 169 tiendas en territorio español durante su ejercicio fiscal, que terminó el 31 de enero. Así, ha recortado un 10% su red de establecimientos, hasta 1.411 desde 1.580 localizaciones.

Según datos de la propia compañía, Inditex cuenta ahora en España con 279 tiendas de Zara, 77 de Zara Kids, 184 de Pull&Bear, 143 de Massimo Dutti, 174 de Bershka, 267 de Stradivarius, 151 de Oysho, 108 de Zara Home y 28 de Uterqüe.

En el año fiscal 2019, contaba con 302 tiendas de Zara, 107 de Zara Kids, 198 de Pull&Bear, 180 de Massimo Dutti, 174 de Bershka, 277 de Stradivarius, 170 de Oysho, 123 de Zara Home y 32 de Uterqüe.

Inditex ha presentado una caída del 70% en su beneficio neto anual, hasta 1.106 millones de euros. La compañía ha explicado que sus cuentas incluyeron una provisión de 308 millones por la conclusión del programa de optimización de tiendas que se realizó en el primer trimestre fiscal y gastos excepcionales relacionados con la pandemia de 394 millones en el segundo semestre fiscal.

Los directivos han explicado que los cierres de tiendas en España han sido más elevados que en otros mercados porque había muchas tiendas más pequeñas, fruto de la expansión de los años 80 y 90, que ya no cumplen los requisitos de tamaño por el que apuesta Inditex de cara al futuro.

El objetivo es mejorar la rentabilidad de las tiendas físicas en un contexto en el que se encuentran bajo mucha presión por la pandemia y por el cambio de hábito de los consumidores. Buena prueba de ello es que las ventas online se dispararon un 75% en 2020, hasta 6.611 millones de euros, y supusieron el 32% de las ventas totales.

A nivel global, Inditex ha recortado su red de tiendas en un 9%, hasta 6.829 establecimientos desde 7.469 locales a cierre de su año fiscal 2019. Su estrategia consistió en abrir 111 establecimientos de gran formato en 29 mercados y al mismo tiempo cerrar 751 establecimientos más pequeños.

Otros países donde la cadena está muy presente también han registrado un cierre de establecimientos. Por ejemplo, en China continental, la red se ha recortado de manera importante, desde 570 tiendas hasta 337 (debido a la decisión de cerrar las tiendas de Bershka, Pull&Bear y Stradivarius). En México, la red ha bajado hasta 415 desde 438. Y en Rusia, otro de los grandes mercados, se ha pasado a una red de 521 tiendas desde 558.

Pese a estos cierres, la apertura de locales más grandes ha permitido a Inditex registrar un «crecimiento bruto del espacio del 2%«, lo que indica la apuesta clara por mejorar la rentabilidad y los establecimientos de gran formato.

digitalización