Incremento en el precio de la gasolina en España alcanza un tope histórico

Las cotizaciones de los carburantes se han convertido en un problema para las personas que deben llenar los tanques de sus autos para cumplir diferentes actividades

España registra un incremento sin precedentes en los precios de los carburantes, tal y como deja ver un medio al tazar ese precio en hasta 15 céntimos en menos de una semana. La guerra con Ucrania, la potencial escasez evidenciada y temida por los empresarias, la alerta por las provisiones directamente desde Rusia y demás factores han alterado el medio que ha sentido el golpe hasta transmitírselo a los usuarios que han pasado de pagar el litro a un valor a pagarlo a otro en menos de 7 días.

Para el Geoportal del Ministerio de Transición Ecológica dispuesto en Madrid se ha tomado como referencia la estación de gasolina donde se cobra el litro de Diesel más caro de Madrid de 1,63 euros a 1,80, que es en la práctica 17 céntimos adicionales. Traducido a acciones mucho más frecuentes es haber pasado de llenar el depósito con 89,65 euros a 99 euros. Esa incremento es significativo y está generando ya un rechazo abierto de las personas por el pago del líquido a niveles jamás vistos.

Ese ejemplo con el Diésel que mueve a las grandes máquinas es el mismo con la gasolina, pues haciendo el mismo ejercicio de analizar la estación de gasolina más cara en la capital se ha visto que el precio de esta también se ha alterado de una forma evidente. De 1,72 euros ha pasado a costar 1,90 euros el litro, que al tiempo nos demuestra que llenar el tanque ya no cuesta 94,6 euros, sino que ahora cuesta 104,5 euros. Una medida alarmante, que aunque registre un incremento visiblemente menor habrá que esperar a la siguiente semana para ver en realidad los datos de la subida que desde luego afecta al resto de países en Europa.

Estación de gasolina
Estación de gasolina muestra el incremento de los valores actuales

Las restricciones a Rusia y la falta de reservas cumplen su función

Una alerta generalizada ha prendido el escenario con el foco de la Agencia internacional de la energía que ha expuesto su intensión de liberar cerca de 60 millones de barriles de petróleo que se suma a la del mes pasado que fue de 50 millones de acuerdo a la caída registrada en sus reservas. Un efecto natural, y que podría estirar esos valores a niveles jamás antes vistos.

Además hay que tener en cuenta que los bancos han expuesto su temor por el financiamiento de las operaciones petroleras rusas, y han ido sacando del sistema a estas en un mercado competido. El petróleo Ural sigue cayendo en valor, y han tenido que inclusive dar precios bajísimos con tal de poder ejecutar las ventas que ya se encontraban en transporte por vía marítima.

dow jones