Ikea acuerda la desconexión digital de sus trabajadores

Basados en una idea poderosa de futuro, la compañía propone a un grupo de trabajadores emplearse desde casa

Cada día el término de teletrabajo va ganando mayor importancia en el mundo, pero es en este instante donde al parecer va formando una congruencia estable. Ikea, compañía de gran recorrido en España en la comercialización de muebles y artículos para la decoración en el hogar, ha llegado a la conclusión que acordará con algunos sectores de operación y sus trabajadores, formalizar espacios de laburo remoto que permitan a los interesados no salir de casa sin que ello sea un derivado para perder su empleo.

Además, los trabajadores que se acojan a esta nueva vertiente se les pagará un extra de 30 euros como posibilidad adicional para que mantengan un ambiente sano, en el pago de las conexiones que esto genera. Una buena manera de entender las tendencias mundiales, y de restringir los movimientos innecesarios, guardando las distancias con todos aquellos desempeños que requieran de ello. Es decir, servicios en tienda, como atención al cliente, las ventas en remoto y el trabajo en las oficinas centrales.

Para redondear esta exposición, el empleado solo dispondrá de tres días de operatividad en el hogar, los otros dos serán presenciales mientras que para concluir se encargan de dar una dotación acorde. Eso incluye: un equipo ergonómico y adecuado al puesto formado por una mesa, un ordenador, un monitor, un ratón, la alfombrilla o pack mouse, el teclado, un reposapiés, la silla, el flexo y el material de oficina. Todas las comodidades para que no existan dilaciones y el trabajo sea tan placentero como jamás se haya experimentado.

Ikea
Ikea plantea cambios para adaptarse al cambio tecnológico

Otras condiciones por parte de Ikea para poder entregar la posibilidad a sus trabajadores saltan a la luz

Pero sin llegar a la desconexión digital, este término tiene mucha correlación a lo anterior. Y es que el que se acoja a esta práctica renuncia por completo a responder comunicaciones dentro de cualquier canal restringido. Los cuáles son: correo electrónico, WhatsApp, llamadas por teléfono o el uso de las redes sociales. A excepción de casos puntuales dentro de lo que se ha establecido como horario laboral para cada persona.

Al tiempo motiva la reactivación de las videoconferencias, y establece que ese entorno es mucho mejor para quiénes se dedican al manejo de programas y de control informático en todas las áreas. Poco a poco las compañías líderes en el país comprenden la apertura y abarcan ese toque de absorción como el propio gobierno ha querido.

Rebus Sic Stantibus