La estrategia de Iberdrola en EE.UU para pagar menos impuestos

La última adquisión de la empresa en tierras estadounidenses hace ampliar sus miras a una reducción de impuestos

Iberdrola ha conseguido dar otro golpe de efecto en lo que a Estados Unidos respecta. En ste caso tiene que ver con la forma considerable sobre una estrategia para pagar menos impuestos en el país americano. Esto llega después de que la energética estableciera un nuevo plan de negocio de las renovables.

En su caso, la compañía presidida por Sánchez Galán compra hace menos de un mes la empresa PNM a manos de su fi­lial estadou­ni­dense Avangrid. Donde los ana­listas han des­ta­cado la ad­qui­si­ción, con apenas sal­ve­da­des, pues con­si­deran que se re­fuerza el po­ten­cial de la eléc­trica.

Aún de la mejora del beneficio por acción en EEUU Iberdrola considera reducir el pago de sus impuestos

Pese a tener una deuda de 37.800 mi­llones de euros y, con la ope­ra­ción, se ele­varía a unos 42.000 mi­llo­nes, se es­tima que in­cre­menta su ebitda y me­jora el be­ne­ficio por ac­ción. Es por ello que ante semejante operación, la energética española considere de buena forma en reducir sus impuestos en Estados Unidos.

Su planteamiento es bien claro: continuar con las 14 nuevas filiales en Delaware, el lugar preferido por las empresas del IBEX. Todo nos lleva al plan de su Política fiscal corporativa, la cual fue aprobada en 2010 y se actualizó en el pasado 2018, y de la ahora Iberdrola vuelve a meter mano.

Iberdrola
La filial de Iberdrola en Estados Unidos, Avangrid

Iberdrola se compromete a la prohibición de constituir sociedades residentes en paraísos fiscales

Esto con el objetivo de materializar unos impuestos más bajos en la línea estadounidense. Allí, esta promete no utilizar estructuras de carácter artificioso «con la única finalidad de reducir su carga tributaria ni, en particular, realizar transacciones de traslado de beneficios a territorios de baja tributación», han expliado.

Iberdrola manifiesta su compromiso sobre la prohibición de “constituir ni adquirir sociedades residentes en paraísos fiscales”, con la única excepción de los supuestos en que viniera obligada a ello «por tratarse de una adquisición indirecta en la que la sociedad residente en un paraíso fiscal sea parte de un grupo de sociedades objeto de adquisición», han afirmado. Con su última operación en Norte América, Iberdrola gestionará una base de activos regulados de 14.400 millones de dólares.

digitalización