Guía sobre fraudes online

Un importante aporte genera prevención para que los usuarios de la red entiendan la relevancia de conocer los conceptos y no ser con ello atacados por los delincuentes

El mundo digital en el que se vive es abiertamente perceptible a diferentes modelos de ataque, en los que el centro de atención es el usuario promedio que establece parámetros de compra e ingresa muchas veces datos de interés personal. La mayoría de las veces es imperceptible la estrategia usada para robar las pertenencias privadas y eso en gran medida es porque se desconoce de fondo qué hacer en estos casos y de qué manera enfocar la situación.

Pero eso ha dejado de ser un problema, ya que la Oficina de seguridad del internauta ha creado una guía en donde aparecen todos y cada uno de los pasos a tener en cuenta para identificar, planear y ejecutar modelos de prevención, o en su debido caso de antídoto a los ataques ya creados. Los diversos entornos en los que se puede gestar este hecho, y lo que es mejor, priorizando detalles que quizás para el día a día dejan de ser efectivos, pero que para los ciberdelincuentes son especiales.

Esta guía consiste en nueve fichas prácticas, y aglomeran estos que son los casos más concretos: phishing, falsos préstamos, tiendas online fraudulentas, falsos alquileres, falso soporte técnico, falsas ofertas de empleo, sextorsión, perfiles falsos y fraudes en compraventa de productos. A partir de ahí es cada uno consciente de cuál de los puntos es el más relevante y se prepara para evitar el problema, contando con los consejos prácticos más detallados para enfrentar el tema.

Autónomos
Ciberdelincuentes atacan a la mayor parte de la sociedad conectada

La forma de enfocar el producto llama mucho la atención de las personas

Ingresando a la página de la oficina de seguridad del internauta que pertenece al gobierno nacional de España se puede descargar la guía, que consiste en unas dispositivas que van a ser el eje central de este movimiento que pretende salvaguardar al usuario en medio de tantas prácticas habituales dentro del mundo de conexión que impera en este momento. Pero sin duda lo curioso es ver de qué manera enfocan el aprendizaje, y es por intermedio de los ejemplos.

Ponen en contexto una situación en medio de lo que se pretende evitar, para que muchos comprender por dónde es que está basado el siniestro. Así es mucho más sencillo identificarlo, pues muchas veces acuden los ciberdelincuentes a escenarios normales del día a día para pescar en río revuelto y acceder a información detallada, en la mayoría de los casos, información respecto a las tarjetas o cuentas bancarias. Importante tenerlo en cuenta.