Guía completa de la teoría de Elliott

Interesante propuesta marca un poco el sentido de lo que es permitido y lo que no en el campo económico que rige a la humanidad en este instante

Un claro ejemplo de lo que es movilizar la economía, parte de la guía que Elliott Wave ha creado, en donde explica en 9 sencillos pasos lo que es la tendencia de venta y consumo basado principalmente en el comerciante. De manera que lo primero que propone es un patrón rítmico como él mismo lo define, en donde todo margen se acaba sesgando por las decisiones irracionales y la ambición del vendedor. Y todo porque esa reacción repercute en el precio. Por eso ahí viene la segunda unidad, ya al ver movimiento de valores los inversionistas ejecutan todo por medio de sus emociones y desencadenan en una acción; por lo regular negativa o alarmante.

Cuando esto se da, por lo regular tiende a estabilizarse todo, pero bajo un manto de ondas comunes que generan retrocesos en los rangos u objetivos de precios. Luego viene el análisis mancomunado que se deja ver en una parte importante de este mundo que es la proyección o proyecciones para abarcar las extensiones del FIB. Valora el hecho que una onda se extienda más allá de su tamaño normal, y abarca ese plus que le da al precio de un producto de forma constante e irregular.

Ahora bien, es importante que este mundo de comercio y culturización de las emociones se vea mermado por las técnicas de canalización. Tomar control de ellas marca un poco la orientación de cómo va a reaccionar el mercado en sí, frente a ese fenómeno de movilidad de precios. De manera que aunque exista mayor información al respecto, siempre van a existir factores externos que modifican la estructura y forma de ver el mundo en un alto sentido.

Los impulsos por Elliot Wave
Los impulsos por Elliott Wave

El mercado de las emociones para los usuarios puede ser un arma de doble filo según Elliott Wave y su guía

Al entrar tanto las emociones en este mundo de negocios y ventas, es apenas normal que existan filtraciones negativas. El mundo del dinero es susceptible a ese creciente hábito de consumo y la oferta debe ser tan consistente como la demanda ya que genera dependencias. Si el mercado en sí carece de criterios, el usuario lo va a percibir y de paso eso va a alterar la acción misma. Por eso las ideas más consistentes parten de un equilibrio y se mojan poco al momento de variar.

Una buena parte de esto lo ha provocado la pandemia de la COVID-19, que con sus altercados ha desatado la euforia por controlar el mercado tras ese golpe negativo a las finanzas. Recién muchas compañías están empezando a recuperar terreno y se mueven demasiado por el camino de las emociones que no siempre son las indicadas para un movimiento de esta magnitud.

dow jones