Grupos de vacunación anti covid-19 en España

Una vez del OK de Europa a la vacuna de Pfizer/BioNTech, España un nuevo documento en el que, entre otras cosas, detalla y define los cuatro grupos prioritarios en recibir la vacuna

En esta primera entrega que durará 12 semanas, España recibirá más de 4,5 millones de dosis de Pfizer para el primer grupo de vacunación, que alcanzarán para un 5% de la población total, según ha podido saber laSexta. El reparto de hará a todas las comunidades a la vez, previsiblemente el sábado 26, pero se utilizarán para los grupos 1 y 2, según específica el documento y, después y «en la medida que haya más disponibilidad «, se vacunará a los grupos 3 y 4.

La estrategia define quienes están incluidos en cada grupo. Son estos:

Grupo 1

  • Se incluyen además de a los residentes, a las personas vulnerables o con gran dependencia que acuden a centros de día, siempre que estos centros estén vinculados a las residencias (que tengan actividades y personal compartidos).
  • Respecto a los que estén en situación terminal, serán los sanitarios los que valoren la vacunación de forma individual y en las residencias en las que haya un brote activo se hará una valoración de la situación y de la vacunación por parte de Salud Pública.
  • Serán las residencias «más vulnerables» donde se empiece la vacunación, entendiendo por éstas como las que mayor número de internos, menor capacidad de adopción de medidas de prevención y control y/o residencias que no han tenido casos de coronavirus.
  • Todas las personas que trabajan en estos centros, incluidos los que desempeñan otras funciones distintas a la prestación de servicios sanitarios, como administrativos, personal de limpieza, de cocina, entre otros, están incluidas en esta categoría.
  • También a los empleados en centros de día vinculados a centros de mayores.

Grupo 2

  • Tras estos colectivos, irá el personal sanitario y sociosanitario de «primera línea», es decir, «el que tiene mayor riesgo de exposición por llevar a cabo actividades la atención directa de pacientes» con coronavirus y por tener mayor probabilidad de contacto con un caso positivo.
  • Entre el personal sanitario se encuentran los que trabajan de cara al paciente, en los siguientes entornos -incluidos los que desempeñan otras funciones distintas a la prestación de servicios sanitarios: unidades, consultas o circuitos covid; puertas de entrada de pacientes agudos a los servicios de salud, y unidades móviles de atención directa a positivos.
  • También el personal de transporte sanitario urgente, de servicios de cuidados intensivos u otras unidades que asuman estas funciones en caso necesario, cualquier servicio de cuidado no intensivo donde se realicen procedimientos que puedan generar aerosoles; servicios y unidades con pacientes de alto riesgo, como oncología; y servicios centrales donde se manipulan muestras que pueden contener virus viables.
  • El personal sanitario de salud pública que trabaja en la gestión directa de la pandemia y en función de su riesgo de exposición y el de los equipos de vacunación, incluyendo a los de salud laboral y medicina preventiva que participarán en la administración de las vacunas, se encuentran en este segundo grupo prioritario.
  • Si es necesario, detalla la estrategia, se priorizará la vacunación en los profesionales a partir de 50 años de edad o con condiciones de alto riesgo, que trabajan en áreas de COVID y los de Atención Primaria.
  • Este segundo grupo lo completa el personal de otros centros de atención a mayores y de riesgo diferentes a los residenciales.

Grupo 3

  • Está formado, según la estrategia, por el personal sanitario y sociosanitario no incluido en los grupos anteriores y que trabaja en centros y establecimientos sanitarios y sociosanitarios, que realice actividades que exigen contacto estrecho con personas que puedan estar infectadas, «es decir, en función del riesgo de exposición y transmisión».

Grupo 4

  • Se encuentran los grandes dependientes, tanto los que tengan reconocido el grado como los que no lo hayan solicitado pero «esté médicamente acreditado» por tener enfermedades que requieran «intensas medidas de apoyo» para desarrollar su vida, incluidas aquellas institucionalizadas y no institucionalizadas.
  • Y el momento de vacunación «se realizará en cuanto sea posible, teniendo en cuenta las características de conservación y utilización de la vacuna disponible».
  • Las personas cuidadoras de esos grandes dependientes se vacunarán en la misma visita, si no se han vacunado con anterioridad.

La vacunación será voluntaria, aunque Sanidad apela al deber de colaboración de la ciudadanía. No obstante, se anotarán los casos de rechazo en el Registro de vacunación para conocer las posibles reticencias entre los diferentes grupos de población.

El documento también hace referencia a si las personas que han pasado el coronavirus deben o no vacunarse. Apunta que aún ha «poca información sobre algunos aspectos» como las reinfecciones o la duración de la inmunidad, pero que este «alto grado de incertidumbre», junto a la vulnerabilidad de las personas que viven en residencias, llevan al Ministerio a recomendar que todos los usuarios y trabajadores se vacunen, hayan pasado o no la enfermedad. En el caso del personal sanitario, explica que podrá retrasar la vacunación hasta 90 días después del diagnóstico, con el objetivo de priorizar a los que no lo hayan pasado recientemente.

AstraZeneca