Gobierno francés se carga la fusión Orange Vodafone

Temiendo represalias financieras el acuerdo entre marcas se ha estancado y se esperan nuevas directrices al respecto

Dos de las compañías de telecomunicaciones más imponentes del continente como son Orange y Vodafone han visto restringida su oportunidad de fusión a conveniencia por interacción del gobierno francés. Hace poco llegaron a un acuerdo para materializar la idea que en teoría iba a entrar a operar entre mediados del año 2021 y comienzos del presente 2021. Tema que ha quedado entre tintas, una vez que los jefes de gobiernos dueños de una parte accionaria importante, 23%, de Orange dilatara todo temiendo perder el control de la empresa.

Al perder ese control se corre con el riesgo de ver trasladados sus intereses hasta Reino Unido y esa parece ser la explicación más acorde. No obstante, ni las compañías en mención ni mucho menos el Ministerio de financias de Francia han querido polemizar, dejando todo expuesto y al tomar de las acciones legales. Lo que si parecía estipulado era el contexto o fondo de la operación que busca crear con esta relación comercial una compañía que sobrepasara las ganancias netas por año a un valor de 85.000 millones de euros.

Por el momento la consolidación del mercado de las comunicaciones sigue en auge, y se han querido basar en los criterios de competencia que ha sido impuestos en Bruselas, más la importancia o relevancia de las redes de telecomunicación, las necesidades de por realizar inversiones y la alta demanda o competencia de compañías en el sector que es de lo más importante a día de hoy.

MásMóvil Vodafone
Vodafone daría un mayor impulso en el mercado con Orange de acompañante

Los acuerdos persisten más allá de las prevenciones que tiene el gobierno francés en el mercado con Orange y Vodafone inmersos

Por eso, los altos mandos de las dos marcas han salido a dar cobijo a la idea expresando el compromiso por la ley de consolidación del mercado que no es otra cosa que salir a flote en medio de la crisis expandiendo su legado y reduciendo el número de operaciones para centrar su mirada y ganar terreno en el medio. Otra cosa es el compromiso con el mercado español, que como cuenta Ramón Fernández, director financiero de Orange es una de sus preocupaciones.

Lo que no deja de ser curioso es la forma en la que han entrado en competencia diferentes propuestas, comprando paquetes accionarios enormes, y hasta liquidando compañías para beneficio propio. Es el caso de MásMovil con Euskaltel que le da el control completo sobre la compañía de origen vasco.