El factor que más influye en el precio de vivienda

Con el precio medio situándose con la menor subida en seis años hay un determinante más que importante al respecto

El precio de vivienda medio en alquiler ha experimentado el pasado 2020 su menor subida en seis años. El informe anual de portales de viviendas así lo lo registrado, con un un incremento del 4,6% que refleja la tendencia que el mercado comenzaba a exponer antes de la pandemia de coronavirus.

Todo haciendo que se haya visto ligeramente sacudida tras la crisis económica derivada de la sanitaria. Así el precio de vivienda en alquiler se ha situado en 10,65 euros por metro cuadrado en el mes de diciembre de 2020. La subida interanual del 4,6 es la menor desde 2014.

El envejecimiento de la población rompe las previsiones en el precio de vivienda

En esas, sin embargo, hay un factor clave que influye cada vez más. Y es el envejecimiento de la población. Un aumento de la esperanza de vida que han hecho romper las previsiones. Así, en estos momentos, no está nada claro que el precio de la vivienda vaya a registrar fuertes caídas en el corto y medio plazo a causa del invierno.

En esas, y hasta la fecha, pese a que una parte de esta vasta generación está cerca de jubilarse o ha empezado a hacerlo, el precio de vivienda no parece haberse inmutado. Han sido varios los economistas que han realizado un estudio pormenorizado del impacto de este envejecimiento en el precio de vivienda.

Y la situación no es nada favorable. En este sentido, mucho de este factor vino indicado porque los alquileres anteriormente destinados al sector vacacional entraron en el sector residencial con precios inicialmente altos, lo que frenó la tendencia de principios de año. De hecho, la mayor subida de 2020 tuvo lugar en plena pandemia, en abril (10,9%).

Algo muy notorio hacia este factor del precio de vivienda, como es el envejecimiento, es que la vida ha cambiado mucho en los últimos años. Lo que nos lleva a un marco bastante tumultuoso al respecto. Y es que hace décadas era frecuente que las personas más mayores terminasen sus últimos días en casa de sus hijos.

envejecimiento precio de vivienda
La generación del baby boom rompe las previsiones del precio de vivienda

Un aumento en la esperanza de vida deja un marco mayor en el precio de vivienda

También, el poder adquisitivo de las pensiones era muy inferior al actual en los países desarrollados. En ese entorno tenía cierto sentido que esos jubilados se deshicieran de todos sus activos para pasar el resto de su vida con ciertas garantías. Sin embargo, hoy la situación es muy diferente. Lo que nos lleva a la generación del baby boom (1946-1964).

La cual están próximos a llegar a la edad de jubilación con salud y una pensión decente, lo que les permite ser independientes y vivir de forma autónoma. De este modo, estos hogares de pensionistas mantienen sus viviendas e incluso podrían invertir aún más en ladrillo durante esos años, dado el entorno de bajos tipos de interés que hace que la liquidez o los bonos sean menos atractivos. Algo que nos lleva a que el precio de vivienda no sea el mismo y ahora esté en su menor subida.

Las inmobiliarias utilizan drones para vender mas pisos rapidamente