España entre los torpes europeos en movilidad eléctrica

Un estudio deja en evidencia que el país ocupa una de las últimas casillas en cuanto a crecimiento de este movimiento en el último trimestre

Recientemente el análisis de la penetración de la electromovilidad, o tendencia eléctrica de movimiento en España ha arrojado unos números bastante perjudiciales. Un grupo de especialistas ha tomado las cifras de crecimiento y las ha expuesto para tratar de comprender el problema de fondo y sus posibles respuestas y soluciones. Mientras el resto de Europa se da a la inserción de estas tecnologías amigables con el medio ambiente, acá el escepticismo y la falta de infraestructura cobra su mejor parte.

Un indicador del tercer trimestre del año arroja cifras bastante pobres, en la práctica solo supera España a Hungría y República Checa en este tema, lo que es bastante perjudicial para un sector económico bien establecido. El aumento se dio en dos puntos respecto al último conteo, pero para los expertos en la materia parece ser muy poco. Pues si se toma como referencia la media europea es de 6,3 puntos y deja claridad al respecto.

El Barómetro de electro movilidad dice que este análisis llevado a cabo por la patronal de fabricantes responde a dos puntos en concreto, y es la falta de crecimiento en el mercado fijo. Es decir, hay poco interés mercantil por dar apertura a esta tendencia, y la segunda es por la abismal carencia de puntos de recarga. Lo que hace aún menos interesante adquirir este tipo de tecnologías por la falta de suministros a corto y mediano plazo.

Movilidad eléctrica en España

Para poder hacer crecer este tema el estado español debe aportar su granito de arena

El crecimiento del mercado dice que solo el 3,3% ha crecido en este tiempo, lo que muestra claramente la falta de incentivos en esta zona del planeta. Las marcas no ven atractivo a España y por ende se enfocan en otros temas con tal de no perder importancia respecto al nivel y tendencias de consumo. Además hay muy bajo margen de sitios en dónde poder realizar las recargas energéticas, por lo que la solución es la de siempre, motores de carburación para poder seguir al frente.

De tal manera que el estado debería ser en teoría el encargado de emprender este crecimiento con imposición de proyectos de infra estructuración en todo el territorio español. De esta manera lograrían avanzar y poner en contexto las alternativas saludables para el planeta y para un sector humano mucho más consciente de sus responsabilidades. La propuesta sigue siendo la activación de los fondos del Perte para así acelerar la instalación y puesta al servicio público en general.