Descubierto material para almacenar meses la energía solar

Los científicos lograron desarrollar nuevos mecanismos más eficientes y capaces para la recopilación de energía

La energía solar se ha adaptado de la mejor de las formas a nuestro estilo de vida. Porque, en la actualidad, el que aprendamos a utilizar energías verdes será vital si queremos desarrollar una vida sustentable. Para esto se han creado alternativas a través de las cuales aprovechar mejor los recursos que nos provee la naturaleza.

En este caso, el más reciente ejemplo de esto se trata de un nuevo material que parece capaz de almacenar energía solar por meses e incluso años. Sabemos ya que elementos como la contaminación del aire pueden terminar entorpeciendo nuestros procesos de recopilación de energía.

Se trata de un material del que se conoce como estructura organometálica para almacenar la energía solar

Por esto, ya estamos desarrollando mecanismos más eficientes, así como métodos para mermar la polución, como tiene que ver en este caso hacia un almacenamiento de energía. Se trata de un material al que los científicos han rescatado y que se conoce como estructura organometálica.

La cual es capaz de formar estructuras mediante la unión de iones metálicos y que al ser porosos pueden formar materiales compuestos con otras moléculas pequeñas. A su vez, los científicos han agregado ciertas moléculas de azobenceno a este material que absorbe la luz como energía solar.

energía solar
El material para esta energía solar permite la modificación de sus funciones

Si las condiciones ambientales se hacen favorables este material será capaz de almacenar la energía solar por años

Los resultados hablan por sí mismos: este compuesto fue capaz de almacenar energía ultravioleta durante al menos cuatro meses a temperatura ambiente antes de liberarla nuevamente. Este compuesto es fácil de mezclar con otros materiales, lo que permite la modificación de sus funciones.

Exactamente esta cualidad fue la que aprovecharon los investigadores. En condiciones comunes, como puede ser la temperatura ambiente, el material fue capaz de almacenar la energía solar, que se representaba por medio de los rayos utravioletas, por al menos cuatro meses. Sin embargo, si las condiciones ambientales se hacen más favorables, dichos meses pueden incluso convertirse en años. Por su parte, y si bien no tendría un funcionamiento claro en la vida cotidiana, sí podría tener diferentes usos como descongelar los parabrisas de los coches o proporcionar calefacción extra a oficinas u hogares.

BBVA y Sabadell