El Tribunal Constitucional alemán suspende la ratificación del paquete de estímulo de la UE

Negociado el verano pasado por los Veintisiete de la UE, el fondo está diseñado para hacer frente a las consecuencias económicas de la pandemia covid-19 en Europa, incluidos 312.500 millones de euros en subvenciones a los países más conflictivos.

El Tribunal Constitucional alemán suspendió el viernes (26 de marzo) el proceso de ratificación del fondo europeo de estímulo debido a un recurso contra el mecanismo utilizado, basado en una deuda común europea. La suspensión se produce cuando ambas cámaras del parlamento nacional acababan de aprobar la legislación. Todavía debe ser firmado por el jefe de Estado alemán, Frank-Walter Steinmeier, para ser ratificado plenamente.

El Tribunal Supremo de Alemania ha decidido que, a la espera de una resolución sobre el recurso, el texto «no debe ser firmado por el jefe de Estado»,según un comunicado del tribunal. Es probable que la suspensión ralentice aún más la aplicación del fondo de 750.000 millones de euros a medida que la pandemia continúa en Europa y sigue afectando gravemente a sectores enteros de la economía.

Posteriormente negociado el verano pasado por los Veintisiete, el plan de recuperación pretende hacer frente a las consecuencias económicas de la pandemia covid-19. Se basa en un mecanismo de deuda sin precedentes común a todos los Estados miembros, y parte del dinero se pagará en forma de subvenciones (312.500 millones de dólares), en particular a los países que han sufrido el mayor impacto.

Desafío a la recuperación

Precisamente esta agrupación sin precedentes de las deudas de los países europeos es la que impugnan los iniciadores del recurso ante el Tribunal Constitucional alemán. El partido ultraderechista AfD de Alemania también ha anunciado planes para atacar el fondo por inconstitucionalidad.

Los opositores al texto argumentan que la Ley Básica Alemana prohíbe al país compartir la carga de la deuda con otros Estados. Lo ven como una política inaceptable de «transferencia financiera» de países supuestamente virtuosos fiscalmente virtuosos a países percibidos como laxos. Por lo tanto, la decisión del tribunal será vigilada de cerca.

Ya ha sido incautado varias veces en el pasado en cuestiones similares, esta vez relacionadas con las medidas de apoyo a la economía del Banco Central Europeo, con sede en Fráncfort (oeste). Hasta ahora, los jueces supremos siempre han llegado a aceptarlos, pero con cada vez más reservas, lo que significa que estaban al límite de lo que legalmente es posible en Alemania.

Varias semanas de discusiones

Después de varias semanas de discusiones, marcadas por las altas tensiones con los llamados países «frugales», liderados por Austria, y reacios a enfrentar este mecanismo, el plan fue adoptado el verano pasado. Fue refrendado formalmente el viernes pasado por las instituciones europeas tras la luz verde final de los eurodiputados el miércoles.

A partir de ahora, el programa aún debe ser ratificado por todos los Estados miembros. La Comisión Europea ha pedido «acelerar» este proceso. Sobre todo porque la pandemia no está terminando y sigue golpeando a la economía europea, donde la campaña de vacunación se ha quedado atrás. El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo el jueves que Europa tendrá que «mejorar» y «completar» el plan, para que la recuperación sea «más vigorosa»,criticando la lentitud de sus instituciones.

El comisario de Presupuesto de la UE, Johannes Hahn, prometió en una entrevista con el diario alemán Die Welt esta semana que los primeros préstamos se harían «a principios del segundo trimestre» de este año.

inflación