El modelo de Ryanair se basa en el abuso de trabajadores y pasajeros

La compañía aérea de bajo costo Ryanair ha sido objeto de críticas constantes por sus políticas laborales y de trato a los pasajeros. El conflicto reciente con motivo de la huelga de 2022 y la posterior sentencia del Juzgado de lo Social número 2 de Santiago de Compostela ha avivado el debate sobre el modelo de negocio de Ryanair y sus implicaciones en el respeto de los derechos laborales.

El conflicto laboral y la sentencia del tribunal

En el centro de la polémica se encuentra una tripulante de cabina que fue despedida por la compañía tras negarse a aceptar cambios de vuelo en los servicios mínimos asignados durante varias jornadas de huelga. El sindicato USO llevó el caso a los tribunales y consiguió que el Juzgado de lo Social número 2 de Santiago de Compostela dictaminara la nulidad del despido, obligando a Ryanair a readmitir a la trabajadora y a pagarle los salarios de tramitación y una indemnización por daños y perjuicios.

La sentencia se sustentó, entre otras razones, en el acta de infracción emitida por la Inspección de Trabajo, que sancionó a Ryanair por vulnerar el derecho a huelga, al realizar cambios de servicios mínimos durante el tiempo de descanso de los tripulantes y suplantar a trabajadores en huelga desde otras bases españolas y extranjeras.

Reacciones al fallo judicial

El fallo ha sido celebrado por USO-Sector Aéreo y la Asociación de Tripulantes de Ryanair (ATR), quienes destacan la importancia de respetar los derechos laborales y la necesidad de que las compañías cumplan con la ley. A la espera de la resolución de otras 45 demandas interpuestas, estos sindicatos critican a los políticos que apoyan a Ryanair y su modelo de negocio, basado, según ellos, en el abuso de trabajadores y pasajeros.

El modelo de negocio de Ryanair en cuestión

La polémica en torno a Ryanair no es nueva. Desde su creación, la aerolínea de bajo costo ha sido objeto de controversia por sus políticas laborales y de atención al cliente. Su modelo de negocio, que prioriza la reducción de costes y la oferta de tarifas bajas, ha sido cuestionado por las prácticas laborales que conlleva, como contratos precarios, jornadas laborales extensas y presión sobre los trabajadores.

El conflicto con la huelga de 2022 y la sentencia del Juzgado de lo Social de Santiago de Compostela pone de manifiesto, una vez más, la tensión entre el modelo de negocio de Ryanair y el respeto de los derechos laborales.

Conclusiones

El conflicto laboral y la sentencia judicial reciente en el caso de Ryanair muestran la necesidad de equilibrar las prácticas empresariales con el respeto de los derechos laborales. El modelo de negocio de Ryanair, que ha sido exitoso en términos económicos, debe ser revisado en cuanto a sus implicaciones en el trato a los trabajadores y pasajeros. La sentencia del tribunal y la actuación de los sindicatos ponen de relieve la importancia de respetar los derechos laborales y cumplir con la ley, incluso en un contexto de competencia y reducción de costes.

jóvenes salarios