El liderazgo de Kutxabank en el sector bancario vasco

BBVA Y Kutxabank enfrentan una revolución en el mercado financiero que tiene nuevas claves en el apoderamiento del crédito según afirma EKAI center

1.     Por su cuota de mercado, Kutxabank es la base del sector bancario vasco. Esta realidad ha dado una importancia extraordinaria a la titularidad y estrategias de esta entidad. Sin embargo, es posible que esto deje de ser así, como consecuencia de los cambios radicales que parecen avecinarse en el sistema financiero mundial.

2.     Hay fuerzas tecnológicas, económicas y políticas moviéndose en distintas direcciones hacia lo que ya todo el mundo está denominando como el previsto “reseteo” o “reinicio” del sistema financiero mundial. Un componente fundamental de este reinicio es el nuevo sistema de gestión de los actuales depósitos bancarios. Al amparo del peso creciente de las criptomonedas y su previsto soporte en valores reales, el sistema bancario va a tener grandes dificultades para mantener los depósitos “prisioneros” en entidades que los ponen en riesgo, como ahora sucede.

3.     Esto significa la separación de las actividades de depósito y crédito que EKAI Center ha venido proponiendo desde una perspectiva teórica. Esta separación rompería una de las bases fundamentales del control oligárquico del sistema financiero y supondría:

A.     Mantenimiento y gestión plenamente asegurada de los depósitos bancarios, bajo titularidad privada o pública. Estos depósitos nunca se pondrían en riesgo.

B.     Separación de las actividades de gestión de depósitos y de gestión del crédito. Los depósitos dejan de ser “fuente” del crédito y son sustituidos por inversiones privadas o públicas.

4.     De esta forma, la gestión de los depósitos se convierte en una actividad meramente administrativa y deja de ser la fuente del control de la economía y la sociedad como ha sido hasta ahora. El poder ya no va a depender de quién controle los depósitos sino de quién controle el crédito.

5.     En nuestro caso, esto significaría que la importancia estratégica de Kutxabank como base fundamental de los depósitos bancarios en el País Vasco se diluiría. El centro del poder político pasaría a la gestión del crédito y ello estaría en manos de los perceptores del crédito y de los inversores de riesgo. Si no se produjeran otro tipo de cambios estructurales como los que se prevén, estos procesos aumentarían también radicalmente el poder y la influencia de los bancos centrales en cuanto aportantes de crédito público.

6.     Los avances en las tecnologías financieras y en las criptomonedas ya han hecho posible tecnológicamente este cambio. No obstante, entre el momento en el que se consigue la viabilidad tecnológica y la implantación efectiva de un cambio estructural pueden pasar generaciones. No se trata sólo de un cambio de hábitos en el sector bancario sino de decisiones políticas de un relieve extraordinario de las que depende la activación de este proceso.

7.     Por todo ello, no sería prudente situarse excesivamente pronto ante un escenario radicalmente distinto al actual antes de tiempo. Kutxabank –y la banca de depósitos en general- sigue siendo el epicentro del poder financiero, económico y político de Occidente. Mientras esto sea así, las estrategias definidas al respecto –especialmente las de corto y medio plazo- no deberían modificarse sin necesidad.

Bitcoin IRPF

Deja un comentario