El Grupo Puig triunfa en el mercado de la belleza: un aumento del 40% en la facturación y beneficios de 400 millones

El Grupo Puig, una reconocida multinacional española en el sector de la belleza y la moda, ha experimentado un auge significativo en su facturación y beneficios durante los dos últimos años. Con una facturación que aumentó un 40% hasta alcanzar los 3.620 millones de euros y beneficios netos de 400 millones de euros, la compañía atribuye este éxito al denominado «efecto pintalabios» y a la resiliencia del sector en tiempos de incertidumbre económica y alta inflación.

Marc Puig, consejero delegado y presidente de la empresa familiar, destacó en un encuentro con los medios que «el sector de la belleza y la moda es muy resiliente». A pesar de las dificultades ocasionadas por la pandemia de Covid-19, los consumidores no han dejado de comprar productos de belleza y moda, buscando una sensación de satisfacción personal y autocomplacencia. Esto ha impulsado aún más el crecimiento del Grupo Puig en sus divisiones de fragancias y moda, maquillaje y dermocosmética.

El plan estratégico de la empresa espera alcanzar los 4.500 millones de euros en facturación para el año 2025, y con el crecimiento acelerado experimentado en los últimos años, Puig podría incluso revisar al alza este objetivo. Marc Puig señaló que «tardamos 100 años en alcanzar los 1.000 millones de ventas, y en los dos últimos años, crecemos esa cifra en cada ejercicio». Entre las marcas más destacadas del portafolio de Puig se encuentran Paco Rabanne y Carolina Herrera.

En 2022, el crecimiento de la empresa se debió principalmente al impulso en sus divisiones de fragancias y moda, con ventas de 2.665 millones de euros e incremento del 40%; maquillaje, con ventas de 626 millones de euros y aumento del 52%; y dermocosmética, con ventas de 328 millones de euros y subida del 20%. Puig busca diversificar aún más su oferta en el mercado, incursionando en otros campos como la cosmética de tratamiento (cuidado de la piel) y la cosmética de color (maquillaje).

Por áreas geográficas, el mercado español representa únicamente el 7% del total de ventas, mientras que hace dos décadas, representaba el 50%. La compañía ha decidido redoblar su apuesta por el mercado de Estados Unidos, que actualmente representa el 36% del total de ventas. Además, Puig espera que el mercado chino se recupere, ya que según su plan estratégico, se esperaba que este país representara el 25% del total de ventas en 2025 (objetivo que ahora podría estar en revisión), aunque actualmente solo representa el 10% de la facturación del grupo.

La deuda actual del Grupo Puig se sitúa en algo más de 1.000 millones de euros, 1,6 veces el EBITDA, una cifra con la que la empresa se siente «muy confortable». Aunque en los últimos años la compañía ha realizado importantes adquisiciones, no se espera que 2023 sea un año especialmente relevante en cuanto a crecimiento inorgánico. No obstante, Marc Puig asegura que siempre están atentos al mercado y a posibles oportunidades de negocio.

El Grupo Puig cuenta actualmente con aproximadamente 10.000 empleados en todo el mundo, 1.500 de los cuales se encuentran en España.

centro distribución amazon