El efecto dominó del gordo de la lotería

Un estudio refleja que ganar un premio en la lotería no tiene efecto solo en el ganador, sino en muchas personas adicionales

Apoyados en un análisis del banco de Noruega, un grupo de investigadores han llegado a la conclusión que el efecto de ganarse un premio de lotería conlleva a una serie de conductas lineales que impacta a un grupo determinado de personas. Es decir, no solo afecta al ganador directo, es una consecuencia para los que viven a su alrededor en un intento desesperado por igualar el estatus social que tiene el hecho de ganarse una fortuna por un juego de azar.

Este efecto es llamado efecto dominó, pues asegura que al menos en esa zona del planeta, 10 casas a la redonda incrementan sus deudas de capital por año tan solo por aparentar estar al mismo nivel de los ganadores del premio gordo. El sentimiento que se analiza es la envidia, y se basa en hechos estadísticos específicos, donde los gastos son llevados a un impulso mayor, teniendo como principal destino al vestuario, automóviles y eventos sociales.

Magnus A. H. Gulbrandsen es el nombre de los investigadores que afirma que entre los 10.000 al 1.000.000 de coronas (entre 1.100 y 111.000 dólares) está el mayor índice expuesto. Esto va basado en periodos de tiempo que van entre el año 2006 y el año 2014. En valores porcentuales las deudas de los vecinos se aumentan en un 2,1% que se miden en periodos de la ganancia. Para establecer mejor la comparativa, si la ganancia es de 10.000 coronas noruegas eso equivale a llevar la deuda extendida en 210 coronas, que va en relación al valor mismo, pues es considerado decreciente si el valor obtenido es menor.

Ganador de la lotería genera choque en un grupo determinado de personas a su al rededor

Así se gasta el dinero un ganador

Ya entrando en materia de conductas de gasto, se ha podido relacionar la fijación de gasto en periodos de tiempo. Para el primer año la gente suele gastar el 45% en premios altos. Son más propensos a derrochar el dinero y a invertir peor en esos casos que cuando la ganancia es considerada menor. Esto se traduce al tiempo en la deuda o gastos de sus vecinos, que en ese intento por aparentar sacrifican su economía con tal de estar a la par.

De nuevo llevándolo a términos porcentuales hablamos del 4,4% de esos gastos en cuanto a premios de pequeño valor, y de 4,8% a los de mayor. Esto es inherente al comportamiento de gastos que tiene alguien del común y va ligado a un término que ellos consideran lineal entre los gastos del ganador y de sus vecinos. Así pues se puede notar cómo y de qué manera afecta a un grupo social amplio una simple elección, dejando ver que el manejo social de estos temas sigue siendo algo primitivo.

dow jones