El conflicto entre Rusia y Ucrania eleva el precio del petróleo a niveles escandalosos

Un efecto bastante negativo se mueve por estos días al conocerse la tensión en la frontera entre los países citados

La realidad mundial marca con alerta máxima el citado caso de la crísis geopolítica entre Rusia y Ucrania como un punto determinante en el desarrollo económico mundial. Y es que la respuesta habitual en este tipo de casos parece orientada al manejo y desempeño de la banca respecto a la posibilidad de iniciar ataques bélicos entre partes. De hecho, un análisis arroja que el precio del crudo por esta razón podría elevarse por encima de los 150 dólares por barril, que supera con creces a los 85 en la actualidad.

Otros factores como por ejemplo el incremento de la demanda se juega su papel preponderante al respecto, y ha abierto su espacio de conflicto para cerrar el caso de una manera mucho más notoria. Con los más de 100.000 soldados rusos custodiando la frontera, se prevé un ataque que pueda estallar en cualquier momento. Eso no solo alteraría el orden público, sino que haría tener una respuesta negativa por parte de la banca y las sanciones restrictivas de la Unión Europea que son las que determinan esos hechos.

Lo primero que va a suceder es que el valor por barril de la referencia Brent podría escalar un 76% de la cotización actual. Además, hay que tener en cuenta algo, y es la alta inflación que opera, elevada en el último trimestre que compone uno de los argumentos de elevación a tener en cuenta. Y a eso hay que sumarle las horas bajas que han producido la cuarta ola de la pandemia con Ómicron entrando en su estado más alto de contagios.

Guerra de Ucrania y Rusia podría afectar el valor del petróleo

El suministro, el factor decisivo en este aspecto

La disrupción de la cadena de suministro es entre otras cosas al final la respuesta en este sentido. No se puede albergar producciones altas si la materia prima está escaseando. Son todas opciones reales de elevación en el valor, que podrían verse alteradas en sectores donde evidentemente hay mucho qué tratar. Un ejemplo de esto son los países emergentes, donde ni siquiera se puede garantizar una exportación consistente.

Todo esto se traduce en un recorte productivo del 2% a nivel mundial que palabras, palabras menos es 2,3 millones de barriles diarios. Por eso se espera que la reducción del PIB global del 1,6% sea transitoria, y que en la medida que se logre estabilizar la crísis fronteriza los niveles se vuelvan a mantener para combatir una cifra que de por sí es escandalosa: 4,2% de inflación que llegaría al 7,2% para este primer trimestre de 2022.

dow jones