El BBVA presume de dividendos mientras planea despidos en España

A pesar del beneficio neto que se antoja por parte de la de Carlos Torres Vila la entidad prepara ahora una reestructuración rápida

Gracias al mejor trimestre de los dos últimos años, como ha destacado la entidad, el BBVA ha conseguido cerrar el pasado año con un beneficio neto de 1.305 millones de euros, lo que supone un brusco descenso, una caída del 63,9%, en comparación con el resultado de 2019. Esto no hace más que buscar vías de ajuste.

Ajustes que ya se ven dentro de la propia BBVA y que parecen destinados a realizar nuevos despidos en España. Con todo, y ante estos números favorables, como así los catalogaron, el banco prepara una reestructuración rápida que se ejecutará en el primer semestre de este año.

El fuerte descenso del BBVA se debe en parte a que en el primer trimestre tuvo que aflorar unas pérdidas de 2.084 millones

Lo que implica reducción de plantilla, aunque no se ha anticipado el número de empleados que resultarían afectados y tampoco las condiciones. Sobre estos números, además, la presidida por Torres Vila tiene 125.000 empleados en todo el mundo de los cuales 29.400 están en España.

En ello, y presumiendo de dividendos, prevén regresar a su política anterior de pay out «previsiblemente en septiembre de 2021», en cualquier caso cuando se levante las restricciones del BCE. Lo que ocurrirá previsiblemente en septiembre. También reforzará la remuneración al accionista mediante la recompra del 10% del capital.

BBVA
La reestructuración rápida que prepara el BBVA incluye una reducción plantilla

BBVA ha anunciado que reforzará la remuneración al accionista mediante la recompra del 10% del capital

Esto es alrededor de 3.000 millones de euros del colchón de 8.500 millones de capital extra que genera la venta del negocio de EE UU, operación que se espera que culmine en verano. De las cantidades apuntadas por el ejecutivo se desprende un precio medio de las recompras de entre 3,75 y 4,8 euros por título, frente a los en torno a 3,8 euros en que cotizan actualmente.

Una de las fuertes causas de este retroceso tendría que ver, directamente, con las provisiones extraordinarias que ha realizado para protegerse de las futuras pérdidas. Las cuales les provocará la crisis del coronavirus cuando comience a aumentar la morosidad. En el ejercicio han ascendido a unos 2.200 millones, si bien en el cuarto trimestre no realizó dotaciones adicionales, a pesar de las advertencias del Banco de España al sector.

Leroy Merlín