El alquiler en la nueva ley de vivienda

Las personas propietarias han tenido que evolucionar en sus estrategias al momento de emplear cualquier tipo de alquiler con tal de no perder poder ante el medio

Luego que el gobierno lanzara y efectuara de manera oficial el nuevo sistema de control de renta, a los propietarios y a los inquilinos les ha tenido que surgir nuevas ideas para no caer inmersos en este compilado de gran importancia. Y es que el proyecto de ley permite regularizar este tipo de actividades, al tiempo que ajusta los pagos fiscales para tener una mayor demanda y entrada de dinero en algo que se creía iba a estar descentralizado en gran medida.

Como bien se sabe la accesibilidad a la vivienda es un parámetro que le ha adicionado movimientos al manejo del techo en el país. Y ese mismo deberá estar arrojando resultados, cuando poco a finales de 2022 y comienzos de 2023. Por lo tanto el conglomerado de las inmobiliarias más influyentes del país que se eleva a algo más de 225 intuye que las tres vertientes de investigación van a ser los modelos que imperen en la actualidad.

La primera de ellas es la ampliación a la fuerza del contrato de arrendamiento o alquiler. Superados los 5 o 7 años, el contrato debe incluir 3 años adicionales que la ley debe contemplar. La segunda idea basada en el texto hace referencia a la congelación del precio del contrato. Un propietario solo está autorizado a aumentar el 10% del valor inicial siempre y cuando esta vivienda haya sido rehabilitada o si también se firma un documento por 10 o más años. Y por último cubre a los grandes poseedores, para que se ajusten a los valores comerciales.

viviendas turísticas
Un rastreo a las viviendas turísticas para conocer más información y proteger a los hoteles

Algunas medidas implementadas para subsistir

En las ciudades principales aprovechando el incremento de los valores, muchos dueños de propiedad privada han intervenido vendiendo sus inmuebles. Por eso, los que no lo han hecho se han medido a analizar cuál de los sistemas es el que más conviene y lo ponen en contexto. El primero de ellos es el alquiler turístico, que aunque es muy viable y le hace competencia a la hostelería, se vio reducido en plena pandemia.

Sigue el alquiler temporal, que es aquel que se extiende en periodos no mayores a tres meses, y da respuestas cercanas a la realidad a las necesidades de vivienda que no son permanentes del arrendatario. Y por último está el alquiler habituado a lo que se denomina vivienda permanente. Que aunque es el que mayores beneficios de seguridad ofrece, es el que mayores cambios va a recibir con la entrada del nuevo plan de gobierno.